Zona del silencio, leyendas

Esta se encuentra ubicada en lo que se conoce como el Bolsón de Mapimí, la cual es una cuenca cerrada que forma parte del desierto de Chihuahua (En la unión de Chihuahua, Durango y Coahuila) uno de los puntos más enigmáticos de México que ha despertado  el interés por las características, y ha atraído a varios investigadores nacionales e internacionales  no es de extrañar que alrededor de este se hayan desarrollado  historias y mitos.

Su estudio comenzó  en la época de los sesentas cuando un cohete de la NASA, llamado Athenea, perdió el control y callo en esta zona, aún cuando se contrato a personas de la región además de  contar con aviones la búsqueda tardo semanas, lo que despertó sospechas ya que todo esto fue manejado por los Estados Unidos con gran hermetismo y los lugareños niegan haber visto siquiera los restos del cohete.

Posterior a ello, una persona radicada en Ceballos, Durango detecto que en una  zona cercana al sitio no se detectaba el radio, se investigo este fenómeno por especialistas  de Torreón  y se  surgió la hipótesis  de la existencia de una especie de cono magnético sobre la región que provocaba ionizaciones en la atmósfera que bloqueaban la transmisión de las ondas de radio.


En la zona del silencio, se localizaron fósiles, áreas de gran concentración de fragmentos de aerolitos, especies de flora y fauna dentro de las que destacan la una especie endémica de tortuga del desierto y unos nopales violáceos de escasa distribución.

Después de todos estos descubrimientos empezaron a circular rumores, mitos y leyendas relacionados a la zona, en donde por ejemplo se aseguraba que no era posible mantener una conversación con otra persona aun estando frente a ella, o bien que dadas sus características sobrenaturales era posible que se tratara de un lugar para aterrizajes extraterrestres.

Aun cuando todo esto circule alrededor de un sitio tan enigmático como este, hay un punto importante a resaltar esta zona llamada “la zona del silencio “que ha despertado el interés nacional e internacional es la primera  área protegida de México por la UNESCO desde 1978.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *