Un pacto con el diablo, la viuda de negro

La mitología chilena es muy amplia. Uno de sus personajes más difundidos es el de La Viuda de Negro, del centro y sur de Chile.

Este espectro anda por las noches atacando a personas solitarias en los caminos. Es muy similar a la llorona y a la sayona, por lo que muchas veces se les confunde y se mezclan las historias, pero cada una tiene sus diferencias bien marcadas.

Según la leyenda, la viuda era una bruja que se enamoró perdidamente, pero el amor de su vida murió y se sintió abandonada, por lo que decidió vengarse de todo hombre que se le cruzara.

Fue tanto el odio que albergó hacia los hombres, que antes de morir hizo un pacto con el diablo para poder seguir con su venganza desde el más allá, y este la transformó en un espectro horrible.

A partir de entonces, no hay jinete que no se cuide en las solitarias zonas rurales de chile, orando para no encontrar a ninguna mujer en el camino, menos si está vestida de negro o no se le puede ver el rostro en la distancia. Si se descuida el jinete y llega a estar cerca de la mujer en cuestión, esta podrá usar su poder para hacer detener al caballo, lo dominaría y lo haría correr desbocado hacia algún barranco donde jinete y caballo morirían…

Pobre… Tanto odio en realidad, sólo esconde el dolor por la pérdida del amor de su vida. Y esto, hace que de vez en cuando la viuda calma su odio, va a los pueblos en las noches a embrujar hombres, pero esta vez amanecen desvestidos, arañados y con sensación de embriaguez, pero amanecen vivos… Hasta que la viuda se sacie y vuelva a los caminos a buscar venganza…

La modernidad además no deja atrás las leyendas y la tradición, más bien las adapta, y actualmente la viuda no sólo ataca a los jinetes que andan por los caminos solitarios, sino también se sube sorpresivamente en los vehículos con choferes solitarios en carreteras y autopistas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *