¿Qué es el ectoplasma?

Categorías : Sobrenatural
Por:

Quizás alguna vez has oído mencionar a alguien nombrar el ectoplasma y no supiste de qué hablaba. Primeramente, debes saber que para referirse a él, algunos estudiosos de la parapsicología usan palabras como ectoneroplasma, ectozooplasma y ectofitoplasma, entre otras acepciones.

El ectoplasma es el nombre que se le brinda a una materia viva que tiene la posibilidad de tener tanto un estado líquido como sólido, junto con cada una de las cualidades que esto le otorga. Este concepto fue propuesto por el médico francés, Charles Robert Richet, quien obtuvo el premio Nobel de fisiología.

Según se dice, el ectoplasma se encuentra presente en la oscuridad, pudiendo inmiscuirse entre los poros y cualquier otro orificio del organismo, con una apariencia resplandeciente.



La costumbre indica que el ectoplasma puede ser mejor identificado por los médiums y videntes, los cuales sostienen que puede disminuir la temperatura del ambiente, impregnando todo con un aroma particular y si se toca, se percibe como un elemento frío.

No es mucha la información que se encuentra disponible sobre este tema, pese a que es muy interesante para muchos, pero se conoce que es una sustancia del aire que se libera cuando los médiums entran en un trance especial.

Se han analizado muestras en los laboratorios de investigación, determinándose así que es similar a la albúmina, una proteína que se constituye en el plasma de la sangre. Si la luz hace contacto con el ectoplasma, su composición se alterará de tal forma que la reacción será descomponerse para luego vaporizarse, aunque esto no ocurre si la luminiscencia es de una tonalidad rojiza.

Los médiums han asegurado que en contadas oportunidades se forman cuerpos completos que tienen vida autónoma, pudiendo moverse y comunicarse con las personas, también que durante la experiencia, sufre una pérdida de masa, la cual es recuperada finalizada la práctica.



Comentarios

Comentarios

Artículos relacionados
Tema Cazamitos por: Carlos de la Torre 2017.