Volvieron los Pitufos… ¿Debido a qué? Siempre pensé que habían sido sacados de la programación por alterar el orden público. Recuerdo que tuve un peluche de Pitufina que terminó encerrado en un clóset “Para que no se robara mi aliento en las noches” porque eso era parte de lo que escuchaba en el colegio. Eran innumerables las historias sobre estos seres que se suponía debían ser tomados como cualquier otra caricatura para alegrar a los niños.

A donde fue a parar Pitufina con el tiempo, no lo sé, pero estaba convencida de que era mejor prevenir con esos muñecos. ¡Y ahora regresan! Y es mi hijo quién me da la noticia con sus ojos enormes y felices: “Mami tenemos que ver a Los Pitufos en el cine” y fue como de pronto abrir los ojos y estar en mi habitación cuidando que Pitufina no saliera del clóset a hacer de las suyas.

“No me parece interesante esa película…” repliqué a mi hijo en respuesta a su invitación, y fue cuando volví a mi presente y me conseguí a punto de retomar un miedo absurdo por una caricatura, que por algunas noches no me permitió dormir con tranquilidad, y decidí investigar. Qué bases dieron pié a tan absurdo miedo colectivo, que obviamente se quedó instalado en algún rincón del subconsciente? Porque estoy segura de que es mucha la gente entre 30 y 40 años que irá al cine a ver la nueva película con cierto recelo, sólo por complacer a sus niños.

Recuerdo a compañeros de la escuela con sus historias al respecto. Algunos decían tener moretones en el cuerpo y se los atribuían a sus muñecos Pitufos. Otros decían tener pesadillas desde que los tenían en sus habitaciones. También estaban los valientes que se deshacían de ellos y aseguraban que los muñecos de alguna manera regresaban.

Por supuesto que nunca hubo una historia de estas confirmada por mí, y Pitufina nunca aprendió a abrir la puerta del clóset ni me molestó de ninguna manera, por lo que no tengo pruebas para hacer que mi hijo descarte el interés por los que para él sólo son nuevos personajes del cine, pero algo dio origen a ese miedo. ¿Por qué tanta gente llegó a creer que los pitufos cobraban vida? Investigo, y sigo buscando el por qué de esta creencia generalizada… Mientras tanto, sigo dando largas con la película.