Recuerdo hace muchos años escuchar decir que a las brujas les gustaba chupar a los niños y cuando uno es niño, nos daba un poco de miedo. Yo pensaba que solo lo decían para asustarnos, pero platicaba con alguien que asegura que este relato era cierto, porque alguien muy cercano a él fue testigo de un hecho similar.

Una ocasión en la noche, mientras ya todos  dormían empezaron a escuchar que el  bebé de su cuñado lloraba de forma muy extraña. Al vivir todos en la misma casa y no encontrar una razón por la cual los papás no parecían hacer nada por consolarle y contener su llanto, decidieron entrar a la habitación, al abrir la puerta vieron que los papás parecían seguir dormidos, al escuchar un golpe en la ventana vieron que salía un bulto negro, corrieron tras de él y quisieron detenerle pero  no vieron hacia a donde había huido, despertaron a los padres que no se habían percatado del hecho, levantaron al pequeño que se encontraba bajo la cama, el pequeño presentaba moretones en el cuerpo, la bruja que había salió por la ventana lo había chupado.

A otro conocido le ocurrió algo similar a lo anterior, solo que esta vez con un trágico final, el bebé fue hallado muerto con muchos moretones en su cuerpo,  y al ver que ese bulto  salía por la ventana, se pudo distinguir la figura de  una mujer, la cual parecía flotar, los familiares y vecinos corrieron tras de ella, al ser perseguida se subió a un árbol y aun paso de creer poder atraparla, ella se convirtió en una bola de fuego que desapareció en el cielo. Es por esto que  creyendo posible este relato, la persona que me lo platicó dijo tomar precauciones cuando su hijo era bebé, por lo que se cree que para que el pequeño sea protegido de cualquier ataque es necesario colocar una par de tijeras colocadas en forma de cruz bajo su cama o cuna y de este modo evitar que las brujas se acerquen.