Luego de visitar una pequeña villa en el estado de Yaracuy, Venezuela, un tema quedó flotando en mi pensamiento hasta el punto de hacerme investigar, y es que me sorprendió ver como las personas que me recibieron en aquella villa vivían en perfecta comunidad con Duendes, llamados por ellos como los “Guardianes de los arboles”.

Cómo se aprende a “Convivir” con duendes? Pero qué son realmente los duendes? Indagué todo cuanto pude mientras estuve allí, al estilo de trabajo de campo, y desde entonces me he documentado.

Es tanta la información y hasta contradictoria que simplemente decidí confiar en mi experiencia y, ahora, compartirla con uds. Se dice mucho de los duendes y se les define como criaturas míticas, en ocasiones terroríficas y en otras tantas como salidos de un cuento de Hadas (Siendo las hadas otra historia de la que podríamos platicar más adelante).

Las primeras historias registradas sobre duendes surgen en el folclore de Europa del norte y se les consideraba una raza de dioses de la naturaleza y de la fertilidad, sin embargo conseguiremos relatos sobre estas entidades en las culturas de todo el mundo, coincidiendo siempre en algo: hombres y mujeres pequeños que viven en bosques y otros lugares naturales subterráneos, así como en pozos y fuentes.

Las diferencias radican en la “Bondad” o la “Maldad” de estos seres pertenecientes a una dimensión o espacio-tiempo distinto al nuestro. Cuando en algunos sitios se les conoce como los traviesos que buscan niños con quien jugar, o comida que robar, en otros se les respeta como los “Guardianes de la Vegetación”. En el caso de la villa que visité, nadie corta un árbol sin pedir el permiso correspondiente a los Duendes protectores, pero por precaución no se les permite a los niños ir con frecuencia al bosque en horas específicas (6 de la tarde o 6 – 7 de la mañana). Creer o no creer? Una creencia establecida en el subconsciente colectivo se considera real, así que si alguna vez visitan un lugar donde se crea en la presencia de estos pequeñines pídanles desde el AMOR que no interfieran en sus actividades, denles de comer a sus niños cuando estén en el baño (Remedio popular para alejarlos de nuestros niños) y eviten irrespetar la vegetación; incluso desde el punto de vista metafísico, colocar un escudo energético de protección a nuestro alrededor sería de mucho beneficio.