Sitios de luz…

La tierra, nuestro hogar, es un lugar fantástico, perfectamente diseñado, donde se desarrolla un ciclo de vida que nos hace ver que cada cosa tiene una razón de ser, y así como los seres humanos, la tierra tiene sus llamados centros energéticos, llamados por algunas culturas como “Lugares de Luz”, sitios con una frecuencia vibratoria mayor o distinta a la normal, que nos invita a pensar si existirá alguna relación entre estos sitios y el desarrollo o crisis de algunos países. ¿Cómo afectan estas energías la conciencia de quienes están cerca o quienes los visitan?

Porque se dice que la energía de estos lugares está asociada a una virtud y que propician las aperturas mentales, pero pienso que todo va a depender de la actitud o el nivel de conciencia que tengamos al visitarlos porque en realidad se consideran potenciadores de las emociones. Más bien recomendaría tener mucho cuidado respecto a cómo nos sentimos al momento de visitar un lugar de estos como son el Monte en la provincia de Córdoba, en Argentina, El templo del Sol y de la Luna en México, el cual se considera un centro energético de transmutación al que se asocia con la energía Violeta, Machu Picchu (Pico Viejo) en Perú, relacionado con la sanación y el suministro, la ciudad de Pekín, en China, donde se manifiesta la energía del perdón, y otros muchos a lo largo y ancho de los hemisferios. De hecho en Argentina se encuentra también un bosque de pinos, específicamente en Miramar, donde múltiples científicos concurren para estudiar este fenómeno energético y la manera como afecta a las personas. Debe haber alrededor de 200 lugares con estas características en el mundo y seguro ustedes lectores, se encuentran al menos cerca de alguno de ellos. Si tienen la posibilidad de visitarlo no lo piensen dos veces, permanezcan en silencio en conexión con el lugar, eso sí, con la mente y el espíritu abierto para crecer, para fortalecerse, sólo así, y según aseguran los estudiosos que visitan el Bosque de Miramar, se logran mejoras importantes y una verdadera sensación de paz espiritual y armonía interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *