¿Qué son los estigmas?

De este tema si se habla con mucha seriedad en la comunidad religiosa del mundo. Los estigmas, un fenómeno extraño, misterioso, y doloroso para quien los padece.

Estigma, viene del griego y significa marca. De esto se trata, marcas en el cuerpo de las personas, sin explicación pero con características que suelen ser similares de una persona a otra, llagas que se forman espontáneamente sobre las manos, pies, al costado y en el rostro. Lo más común que tienen estas heridas misteriosas entre sí es que siempre son parecidas a las llagas de Cristo crucificado.

La mayoría de las personas en las que se han comprobado estigmas suelen ser sujetos entregados a una vida intensamente espiritual y sumamente mística, por lo que yo creo de vez en cuando que tanta vocación por Jesús les hace “Representar” su dolor en ellos mismos, como una forma de autocastigo, por la concepción que se tiene e que “Jesús murió por nosotros” y padeció todo lo que padeció por nuestra causa.

Sin embargo se han dado casos en otros individuos que no tienen nada que ver con la fe cristiana. Tampoco la geografía importa. Hay estigmatizados en todo el mundo y desde hace mucho tiempo atrás. Estados Unidos de América, Italia, Francia, España, Inglaterra o Alemania. Más de 350 casos de los cuales  setenta y dos de ellos han sido declarados santos en la historia de la Iglesia Católica.

Esta Iglesia tiene todo un procedimiento para determinar “Cierto” un estigma. Además hace la distinción entre estigmas divinos y estigmas diabólicos, según sea el protagonista del fenómeno en cada caso o de la vida que ha llevado, al igual que de las características que rodean el fenómeno.

Estigmatizados comprobados en la historia: Santo padre Pío de Pietrelcina, San Francisco de Asís, Santa Catalina de Siena, Santa Gema Galgani, Santa Rita, entre muchos otros que fueron nombrados santos y muchos más de la actualidad que aún están bajo observación.

¿Fe o sugestión? Yo tengo mis dudas. Pero dejemos que los expertos se encarguen y lo definan.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *