¿Por qué no podemos resistir comer dulces?

Cuantas veces perdemos nuestra fuerza de voluntad cuando vemos una rica rebanada de pastel de chocolate o simplemente los caramelos que más nos gustan; la verdad es que muy pocas personas pueden dejar pasar un antojo dulce y esto es muy normal.

Se ha estudiado por parte de neurobiólogos de Yale como es que funciona nuestro cerebro cuando le falta el azúcar; y gracias a esto se ha encontrado el área encargada de regular las emociones y los impulsos pierden la capacidad de frenar el deseo de tomar las comidas conocidas como “hipercalóricas” en donde se encuentran frecuentemente las comidas dulces como pasteles y chocolates. Se trata de la corteza prefrontal, que el científico Rajita Sinha compara con un “sumidero de glucosa”.

Cuando falta azúcar, el hipotálamo lo detecta y activa a la ínsula y al estriado que son las zonas del cerebro relacionadas con las recompensas. Estas se hiperactivan para que surja el deseo de comer, mientas que simultáneamente, la corteza prefrontal, que normalmente mantiene a los anteriores “a raya”, “pierde toda su autoridad”.

Sin embargo por parte del científico Sinha nos dice que el mejor método para evitar esta situación, es no dejar que transcurran más de tres horas entre comidas,  y procurar comer cinco veces al día, e incluir en la dieta alimentos sanos como fruta, cereales y no ingerir alimentos “engoradores” que aporten grasas y carbohidratos que mantengan al cerebro alimentado y “bajo control” sin necesidad de abusar de los dulces y pasteles.

Realizando cinco comidas adecuadas durante todo el día hacemos que el cerebro se mantenga distraído ministras procesa lo que comemos y esto hace menos frecuente la ingesta de “alimentos chatarra” como dulces, pasteles y refrescos; pues así nuestro cerebro no nos exige el azúcar que necesita y a la que es adicto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *