Pidiéndole al oído a Leo Kopp

Leo Siegfried Kopp quien naciera en Alemania y posteriormente radicara en Colombia, parte  de una de las muchas  familias que sufrieron la persecución judía, fundó uno de los  imperios más importantes en su tiempo y   la única empresa Colombiana sobreviviente del siglo XIX, la Cervecería Bavaria, ahora llamado Grupo Empresarial Bavaria,  la cual se localiza en el corazón de Bogotá  frente al museo Nacional de Colombia.

Don Leo Kopp quien en vida fuera muy generoso con sus empleados más pobres a quienes se dice ayudo a construir casas cerca de la empresa, nunca dudo en ayudar a quien le solicitara e incluso era visitado por desconocidos, fué muy querido por la comunidad  ya que  desarrolló diversas técnicas para proveer a la población de agua potable, (construyó tuberías de agua y abrió pozos).

A su muerte se hizo un monumento en donde descansan sus restos el cual se encuentra en  el Cementerio Central de Bogotá,  el cual es muy visitado por quienes lo consideran “el santo que todo lo cumple” o por los que conociendo esta leyenda acuden por curiosidad.

Se dice que dada la fama de su generosidad trascendió aun después de su muerte al grado de tener files seguidores que le vistan en busca de ayuda para cumplir sus aspiraciones o necesidades, acuden a la tumba en donde se encuentra una estatua de Leo Kopp a la cual se le tiene que acercar y hablarle al oído pidiendo ayuda, muchas personas aseguran que son concedidos estos favores y así mismo se logra ver un sin número  de ofrendas de aquellos que han comprobado esto, le llevan flores (rosas) que simbolizan el amor y arroz como símbolo de abundancia ( se cree que a él le gustan estas ofrendas) hay quienes lo vistan una vez por  semana y mantienen la tumba en buen estado algunos le llaman el “santo del trabajo”, ya que muchos piden eso, los vigilantes del cementerio dicen que es común sobre todo los días lunes ver la fila de devotos a leo Kopp pidiéndole al oído, llevando ofendas o rezándole con fervor, quizás no quedara más que pedirle al oído y comprobar este hecho.

Fuente

Fuente

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *