Chucho el Roto, ¿Héroe o bandido?

Categorías : Personajes
Por:

Jesús Arriaga mejor conocido como “Chucho el Roto” nacido en el año de 1858 en el estado de Tlaxcala, legendario y astuto bandido mexicano,  inigualable estafador, para muchos el Robín Hood contemporáneo, llevado a ese camino tras querer vengarse de un millonario mexicano que lo mando a prisión.

Se dice que su aprisionamiento fue debido a la venganza de Don Diego de Frizac, acaudalado tío de una bella y agraciada joven noble de nombre Matilde de Frizac, quien se enamoró de él, cuando era un pobre y honrado carpintero.

Matilde de Frizac y Jesús Arriaga procrearon una bella niña, a quien más tarde “Chucho el Roto” decidió robarse, tras ser humillado y amenazado por la familia de Frizac y rechazado por su amada, motivo que lo llevo al encarcelamiento, primero en la penitenciaria del Distrito Federal (Cárcel de Belem), de donde lo trasladaron al famoso presidio de San Juan de Ulúa, Veracruz, de donde se dice nadie volvía, debido a las condiciones, abundaban plagas como la fiebre amarilla y viruela negra, sin embargo, nuestro afamado personaje se escapa dos veces de ella, introduciéndose en una cuba (barril que hacía las veces de un sanitario).

Dicho personaje acostumbraba realizar sus estafasvistiendo con singular elegancia, al estilo de los adinerados o ricos de ese tiempo, a quienes se les llamaba “rotos” como sinónimo de elegantes, de allí que se le diera el sobrenombre de “Chucho el Roto”.



Las estafas de Jesús Arriaga fueron famosas en demasía, sorprendiendo a mexicanos y extranjeros, por ser un astuto ladrón quien usaba la mayor parte de lo robado para socorrer a los necesitados, de allí que lo consideraran un Robín Hood, las hazañas de Chucho el roto llenaban columnas de periódicos describiendo los robos que con habilidad llevaba a cabo, la fama de “Chucho el Roto” crecía a sobremanera por toda la república, convirtiéndose en uno de los ídolos más queridos del pueblo, pues robaba a los ricos para ayudar a los pobres.

Finalmente, fue apresado en las Cumbres de Maltrata, Veracruz, lo que llega a suponerse fue su último atraco. Se asegura fue llevado de nueva cuenta al penal de San Juan de Ulúa, de donde había escapado  dos veces, nueve años atrás; intenta escapar de nueva cuenta, sin embargo, fue traicionado por un compañero de celda.

Al ser recapturado, fue herido de bala, según cuentan, al pasar por la plaza principal de la fortaleza, el coronel Federico Hinojosa, director del penal ordenó:

-¡Que le den doscientos latigazos a ese desgraciado!

Chucho el Roto, con orgullo, contestó:-No puede ser desgraciado el que roba para aliviar el infortunio de los desventurados.Por lo que el director ordeno –Denle trescientos!

Después de dicho castigo fue llevado a la enfermería del hospital más antiguo de Veracruz, el “Marqués de Montes”, donde oficialmente murió el 25 de marzo de 1894, a los 36 años de edad. El cuerpo fue recibido por Matilde de Frizac, Lupe, hermana de Jesús, y Lolita su hija.De los restos de Jesús Arriaga, nadie sabe dónde quedaron, mucho menos dónde fue sepultado, pues cuando abrieron el féretro solo encontraron piedras.

Después de su muerte, de “Chucho el Roto” sólo queda su historia, la leyenda y el deseo de tener alguien que se ocupe de los pobres, aun siendo ladrón.



Comentarios

Comentarios

Artículos relacionados
Tema Cazamitos por: Carlos de la Torre 2017.