Pena de muerte por viruela

La ciudad de Comitán de Domínguez se encuentra localizada a 163 km. de la capital de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez y a 90 Km. de la frontera con Guatemala, en  1824 se firmó el Acta de Independencia de Chiapas  y fue cuna del Dr. Belisario Domínguez, ilustre político que luchó en favor de la libre expresión y quien fuera asesinado por el dictador Victoriano Huerta en 1913.

En este sitio existen tres cementerios pero entorno a uno de ellos, hay un hecho que lo hace representativo  y que tiene gran significado en la historia de Comitán, en la época de la revolución la comunidad sufrió de una gran epidemia de viruela, así que hubieron muchas personas que murieron por la enfermedad, en ese momento tener  viruela era sentencia de muerte, al ver que el contagio sobre la población no parecía tener control  la comunidad decidió tomar medidas extremas lo cual fue realmente aterrador dado que  la táctica usada para tener un control de la enfermedad en un principio era determinar el tipo de viruela sino era de la que llevaba a la muerte por su gravedad se procuraba contagiarse de esta para crear anticuerpos y evitar  la otra, pero si en dado caso fuera el otro tipo de viruela se  hizo disponer  que toda persona  contagiada tenía que ser reportada para su ejecución, por lo cual se llevaba al enfermo  a que fuera ahorcado y posteriormente  sepultado.  Con este proceso un porcentaje alto de personas enfermas fue ejecutada,  lo increíble de este caso no solo radica en la forma que se ejecutaban a las victimas sino que algunas de las personas mayores de la comunidad solían relatar que cuando ellos eran niños, muchos de ellos llevaron a sus abuelos, a sus hermanos o algún familiar a que lo ahorcaran y así evitar el contagio, por ese motivo tan peculiar está uno de los cementerios está prácticamente lleno  de los decesos por la viruela.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *