¿Cómo hacer un viaje astral seguro?

Seguramente al mencionar “Viaje Astral” muchos se sorprenderán o lo tomarán como algo fantástico o poco convencional, una opción sólo para seres súper desarrollados o, al menos místicamente avanzados. Nada más lejos de la realidad, los viajes astrales son tan cotidianos como el acto de “Ir a dormir”. Nuestros sueños son la manera inconsciente de realizar viajes astrales. Al dormir nuestra conciencia cambia, en este caso inconscientemente, pasando de cuerpo físico a cuerpo astral, es en esta forma como recuperamos nuestra vitalidad y fuerza, por lo que es tan necesario dormir.

En el astral se viaja a la velocidad del pensamiento, es decir, pensamos dónde, y allí estamos. En esta 5ta dimensión nuestras leyes no tienen validez, así que podemos volar, vernos de cualquier manera, incluso estar en sitios inexistentes en nuestro plano físico. Todo esto es lo que lo hace divertido, pero puede resultar terrible o al menos incómodo en aquellos casos donde, por no conocer el tema, o por no tener el dominio consciente, la persona cree despertar al plano físico y sin embargo ve su cuerpo dormido, y es porque en realidad aún está en el plano astral, las personas se asustan con esta visión e intentan gritar, moverse o despertar, y por la misma ansiedad se hace difícil. Luego despiertan y ven todo como una pesadilla o un fenómeno por el que no quieren pasar de nuevo sin saber que simplemente pueden controlarlo. Para dominar nuestros viajes astrales se utilizan diversas técnicas muy efectivas como son la visualización, la auto programación antes de dormir, técnicas de relajación profunda y de respiración.

Estas técnicas pueden o no funcionarle a todos, así que la recomendación es ponerlas a prueba por un tiempo prudencial y, si no resulta una, cambiar a otra hasta conseguir la que más se nos adapte. A mí me funciona muy bien la auto programación antes de dormir, pero cualquiera de las otras técnicas puede ser buena para ustedes. Lo importante es que nuestros sueños pueden llegar, en un momento dado, a ser lúcidos o auto dirigidos si es esta la intención, o al menos estaremos en la capacidad de sobrellevar estos episodios de “Despertar sin hacerlo” que a tantas personas aterroriza. Así que, sea cual sea la razón que los motiva, sólo me queda desearles desde ya, un feliz viaje astral, y quizás esta noche conversemos un rato en la quinta dimensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *