Paseando frente al panteón (fantasmas en Xochimilco)

Hace tres días venia en el transporte público, dijera una maestra de actuación que tuve hace años que más allá de las quejas de viajar de este modo, existe una ganancia de conocimiento en el estudio de la gente que viaja a nuestro alrededor.

Uno se refleja a través de nuestra forma de vestir, de hablar, con los gestos, con las palabras y aun cuando en muchos de estos trayectos nos desconectamos del mudo mientras viajamos y nos metemos en nuestros pensamientos es posible descubrir muchas cosas de los demás que en el caso de los actores les darán vida a los personajes.

Estando divagando en el camino mientras las platicas en conjunto se volvían un grupo de murmullos inaudibles, pude escuchar “fantasmas”, entonces trate de concentrarme en el relato de este grupo de jóvenes que venían en el asiento lateral, uno de ellos relato lo que le había sucedido hace poco.

“Había ido a una fiesta muy cerca del camino a San Lucas(Xochimilco) , cerca del puente y la fiesta estaba muy buena así que nos quedamos muy tarde, eran como las 2 o 3 de la mañana cuando se nos hizo fácil regresarnos caminado ya que cuando quisimos tomar el transporte para regresarnos ya que por la hora no habían microbús, decidimos que como éramos tres nos acompañaríamos en el camino, solo recuerdo que nos dijeron que tuviéramos cuidado ya que una de estas formas de regreso era por una calle por la que habían asaltos, pero como estos no eran nuestros rumbos no conocíamos muy bien así que sin quererlo nos fuimos por el lado equivocado, sobre esta ruta estaba un panteón y pasaba una carretera.

Mientras nos acercábamos al panteón uno de mis amigos dijo: “que apoco te está dando miedo” para lo cual conteste que no, pero unos pasos después el vio a lo lejos que cruzaba como una especie de sombra blanca flotando al ver su cara de susto y decirnos lo que había visto lo miramos con incredulidad y aceleramos el paso, de vez en cuando volteábamos a ver si venia algún transporte en la carretera o alguna otra persona, pero no se veía nada unos pasos adelante pudimos ver que lo que decía mi amigo era verdad vimos tres sombras o cosas blancas que flotaban, que cruzaban la calle y fue entonces cuando presas de pánico corrimos lo más que pudimos para alejarnos de ahí, vimos un taxi le pedimos un aventón el cual nos llevo a la casa del que vivía más cerca ahí nos quedamos a pasar la noche. Alguna otra ocasión nos han vuelto a invitar a fiestas, pero solo de acordarnos de ese día preferimos no ir, al menos no por esos rumbos. “

Paseando frente al panteón (fantasmas en Xochimilco)

Comentarios

  1. Por romulo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *