¿Por qué nos ataca la parálisis del sueño?

    ¿Alguna vez han tenido pesadillas? Ya saben, de esos sueños horribles, de terror, que convierten nuestros pacíficos sueños normales en experiencias aterradoras, de esos que nos hacen despertar en medio de la noche gritando, porque lo que sea que estábamos soñando, parecía tan real, que nos aterrorizaba.

Sin duda alguna, las pesadillas están entre las peores cosas de la vida, especialmente porque no los podemos controlar. Los sueños usualmente son impredecibles, y podemos tener miles en una sola noche y apenas acordarnos de uno solo, y de igual forma sucede con las pesadillas.

Entonces, imagínense esas mismas pesadillas comunes y corrientes, de las cuales podemos despertar gritando, pero con la excepción de que no te despiertas. Así son las parálisis del sueño. Estas parálisis suele suceder en ese ese punto en el que la persona está entre dormida y despierta, como en un estado de vigilia.

Es en ese limbo cuando la persona se encuentra atrapada en la parálisis del sueño. Este fenómeno del sueño, trae como consecuencia que la persona está despierta, y puede abrir los ojos, ver y escuchar, pero no puede moverse en absoluto, se encuentra, como su nombre lo indica, paralizada.

Quizás la parálisis del sueño no fuera tan horrible sí solo se tratara de eso, de una parálisis momentánea, de la cual la gente se libera en cuestión de minutos, y pronto puede volver a moverse sin ningún problema, pero, tristemente, no es así.

En este estado, las personas suelen experimentar pánico al darse cuenta de que no pueden moverse, y ese sentimiento viene acompañado de una opresión en el pecho, como si algo les estuviera obstruyendo las vías respiratorias, lo que causa que respirar se vuelve tedioso, y como si no fuera suficiente, las personas que sufren de la parálisis del sueño, usualmente viven sus pesadillas en la vida real.

Cuando se encuentran en ese tipo de estado, las personas comienzan a “soñar despiertas”, aunque su cuerpo esté físicamente despierto, y puedan ver y escuchar, su cerebro aún se encuentra en estado de “descanso” lo que causa que las pesadillas que usualmente se quedan en nuestros sueños, sean manifestadas en la vida real, lo que es mil veces peor, porque te puedes despertar de una pesadilla, pero verla ante tus ojos, en tu cuarto, y sin poder moverte, no es para nada algo divertido.

Sin embargo, no hay una manera real de evitar la parálisis del sueño, solo hay formas de lograr que ese estado sea más corto, y poder salir de él cada vez más rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *