Norma parte 2

Viene de la parte 1

Cuando ellos llegan del hospital esa tarde Alfredo saca las llaves de la casa y justo antes de abrir el departamento la puerta se abre de un golpe hacia adentro y ven como una niña en un vestido azul de aproximadamente unos diez años salta y aplaude riéndose como si estuviera muy feliz, para después desaparecer en forma de vapor frente a sus narices; ambos quedan conmocionados pero aun así entran en la casa y ella le platica a él que ya había visto a esa niña un par de veces pero pensó que había sido su cansancio e imaginación.

Esa noche los dos duermen con la niña y ponen su cuna junto a ellos pero despiertan derepente en la madrugada por las carcajadas de Angélica ambos se levantan al unísono y ven de nuevo a la niña parada frente a la cuna de la bebé, la niña se les queda viendo con una sonrisa en la boca y desaparece de nuevo frente a sus ojos, esta vez ya muy espantados los dos salen despavoridos de la casa y van a la casa de la mamá de Alfredo; la cual escucha con atención lo que ambos le dicen y les recomienda a una persona para que limpie su casa; ellos reciben el teléfono y a la mañana siguiente llaman al brujo.

Alfredo entra con el brujo en la casa y le dice que siente una presencia muy fuerte él entra en trance y comienza a hablar con alguien que Alfredo no puede ver, el le va diciendo lo que esta pasando y le dice que se trata de una niña llamada Norma; que vivó ahí durante muchos años pero un día calló por enfermedad y murió en su casa de una infección mal cuidada pues sus padres nunca la llevaron al doctor, le dice a Alfredo que Norma siente asustarlos pero que ella siempre cuidara a Angélica mientras esté en la casa que ella no se ira hasta que Angélica crezca y siempre le ayudara, Alfredo queda impactado y decide no hacer nada en contra de la niña, el brujo le asegura que no es lo mejor, que deberían de deshacerse del espíritu para dejarlo descansar, pero el se niega rotundamente y no hacen nada con Norma.

Le habla a Lucia diciendo que ya todo estaba bien y deciden regresara su departamento aunque Lucía tiene mucho miedo; pero él le dice que el brujo logró sacar a la niña de la casa aunque no es cierto, ambos hacen sus cosas sin percatarse de la presencia de la niña, hasta que de nuevo una noche Angélica los despierta por sus carcajadas; Lucía muy nerviosa va por su bebé y de nuevo encuentra a la niña parada frente a la cuna, pero esta vez ella no desaparece y ella nota como le acaricia una mejilla a Angélica, de nuevo está horrorizada y Alfredo detrás de ella decide contarle lo que sucedió con el brujo, Norma los ve sin espantarse y les sonríe, ambos escuchan una carcajada hueca y desaparece frente a sus ojos diciendo “no le haré daño, es mi mejor amiga” seguida de una risita.

Lucia decide probar estar en ese departamento y le reclaman al dueño del edificio, el confiesa que por eso les había dado un precio más barato, pues aquella presencia tenía años en ese lugar y nunca había herido a nadie, el arrendatario les pide que no se vayan que los siguientes dos meses corren a su cuenta y ellos deciden quedarse.

Una tarde de sábado mientras ellos estaban descansando con Angélica en la sala viendo Barney, cuando la niña ya tenía casi dos años tocaron a su puerta sin que ellos esperaran a nadie, cuando Alfredo se puso de pie vio como la puerta se abría de golpe y de nuevo norma aparecía saltando y aplaudiendo de felicidad como aquella vez cuando regresaron con su hija del hospital, ya no espantados lograron ver a una joven de unos 26 años que no se espantó en lo más mínimo de la presencia de la niña desapareciendo en la nada; ellos se voltearon a ver con asombro al mismo tiempo e invitaron a pasar  aquella joven.

Su nombre era Blanca y les platicó que por eso los visitaba, les contó que hacia algunos años ella y su familia habían vivido en esa casa y les contó sobre como Norma y ella eran muy buenas amigas, la pareja no lo podía creer, aquella joven conocía a su fantasma y lo había ido a visitar, Blanca les contó que aquella pequeña era muy cordial y a pesar de que era una parición nunca les había hecho nada malo ni a su familia ni a ella y que se habían acostumbrado a su presencia y la sentían un miembro más de la familia, hasta que se tuvieron que mudar a otro estado por el trabajo de su papá y ella estaba ahí de vacaciones y quería visitar a Norma; ellos la invitaron a pasar unos días con ellos y así aprendieron a como tratar a su fantasma, y se dieron cuenta que e realidad no quería hacerles daño.

Vivieron ahí durante muchos años y Angélica fue creciendo y conforme ella crecía sus apariciones iban siendo menores, hasta que un día nunca más aparecía sino hasta que alguien se iba a enfermar o alguna muerte cercana de la familia. Ellos se cambiaron de residencia por que compraron una casa y no saben si Norma siga viviendo con sus nuevos inquilinos.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *