Mitología Vasca

Colaboró: Mitologiazalea

Nota del Administrador: La siguiente entrada nos llegó a modo de comentario en este lugar, pero la información mencionada me pareció lo suficientemente valiosa como para ponerlo en una entrada independiente.

Bueno, esa imagen de que los vascos vivían en montañas aislados y que por eso conservaron sus tradiciones no es acertada. Porque parece que estas creencias sólo existían en zonas montañosas del País Vasco; y eran propias de todos los vascos, no sólo de los montañeses. Hay que tener en cuenta que hay toponimia mítica vasca no sólo en la zona montañosa sino también en zonas que en la Edad Media estaban pobladas por vascos y que actualmente no forman parte del País Vasco. En La Rioja, por ejemplo, en el municipio de Ojacastro hay una fuente que hoy en día sigue llamándose Laminiturri, que significa en vasco “fuente de la lamia”. Las lamias eran bellas mujeres con pies de ave que formaban el séquito de Mari, que era la diosa suprema de los vascos.

En Aragón todavía se siguen contando leyendas de Mariuena que es la aragonesización del vasco Mari Ona que significa la “buena Mari”, aunque los aragoneses del norte perdieron el idioma vasco en el siglo XVIII no por ello dejaron de contar leyendas sobre su antigua diosa. Tanto en la provincia de Burgos, La Rioja, Soria, como en Gascuña se conserva abundante toponimia mítica vasca con nombres derivados de Lamia y Mari. Si bien la antigua religión vasca convivió con la cristiana durante siglos, de hecho los señores de Vizcaya en el siglo XIV hacían ofrendas a la diosa Mari, ya que se sentían descendientes de ella, porque el primer señor de Vizcaya según la tradición había sido concebido por Mari. En la época de la Inquisición se prohibió considerándola brujería. Los famosos akelarres (“campo del macho cabrío”) eran las antiguas “misas” vascas en las que se adoraba al aker (macho cabrío) que era una de las representaciones zoomórficas de la diosa Mari. La gente de esta religión era encarcelada y torturada hasta confesar que habían adorado al “diablo” y posteriormente quemados en la hoguera. Efectivamente el País Vasco fue la última zona de la Europa occidental donde se arraigó el cristianismo, razón por la cual los santos en lengua vasca en su gran mayoría tienen el mismo nombre que en castellano, porque no hubo tiempo de que la lengua vasca desarrollara nombres propios para denominar a los santos cristianos, al no ser una religión generalizada en todos los vascos. Por ejemplo a la Virgen María en vasco se le llama, por el parecido de nombres, Andra Mari que significa “Señora Mari” que era el nombre con el que se hacía referencia a la diosa Mari, es decir, que el culto a la diosa Mari pasó a ser un culto a la Virgen María.

Comentarios

  1. Por Mitologiazalea

    Responder

    • Por Carlos

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *