Los fantasmas como amigos

     Los fantasmas como ya todos los sabemos, no son más que almas en pena que se encuentran deambulando entre los seres humanos, pero en ocasiones podemos llegar a encontrarnos en el camino con fantasmas que pueden ser incluso nuestros amigos.

¿Existen fantasmas amigables?

Efectivamente, podemos llegar a encontrarnos con fantasmas que resultan ser sumamente amigables y que cuentan con un buen comportamiento, ya que éstos se mantienen en paz en la tierra y se relacionan de una buena manera con los seres vivos que habitamos aquí.

Este tipo de fantasmas fueron persona buenas que probablemente tuvieron una muerte trágica sin merecerla o que cometieron malas acciones durante su vida, acciones que no los dejaron descansar en paz y que ahora los hacen cometer buenas acciones.

Esto puede llegar a ser hasta razonable, puesto que estamos hablando de un fantasma que no posee malas intención y que en cambio, solamente desea ayudar a los vivos, protegerlos de posibles desgracias que les puedan suceder y obtener paz para su alma.

Fantasmas como guardianes

Así como nos podemos topar con fantasmas malos que causan espantos y miedo, también podemos llegar a encontrarnos con fantasmas buenos, los cuales nos ayudarán a realizar cosas que se nos hagan difíciles y nos mantendrán protegidos de las catástrofes.

Este tipo de fantasmas utilizan toda su fuerza y energía en mantener nuestras casas cuidadas, nuestras familias protegidas y nuestras vidas a salvo, ya que mantienen una cierta conexión con los integrantes de la familia y desvían a cada uno de las desgracias.

Esta conexión se basa en que el fantasma les trasmite a las personas con anticipación los sucesos, pueden trasmitirle señales mediante sueños, así como también puede trasmitirle señales a donde quiera que vayan, por lo que la persona podrá escapar de estas cosas.

Los fantasmas protectores se preocupan por el bienestar de las personas para ganarse el descanso de sus almas, puesto que este tipo de fantasmas desviarán los caminos de las personas para evitar que las mismas atraviesen malos lugares por los que peligren.

De la misma forma, este tipo de fantasmas se ven en la necesidad de mantener sanas y saludables a las personas, por lo que las impulsan a mantenerse activas, a brindarles la energía necesaria para que puedan cumplir con sus labores y sentirse bien.

También evitan que de cierta manera que las personas se contagien con enfermedades que les causen malestares y que se sientan tristes, ya que mantienen un alto nivel de vitalidad y de ánimo en las personas para ayudarlas a estar completamente bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *