Los discos extraterrestres de Dropa

En las montañas de difícil acceso conocidas como Bayan Kara Ula, en China, una expedición arqueológica en 1938 dirigida por el Dr. Chi Pu Tei, dio a la luz un importante descubrimiento al interior de las cuevas, que supuestamente fueron habitadas por alguna cultura antigua.

Enterrado bajo el polvo de cientos de años, se encontraron varios discos de piedra con diámetro aproximado a 23 centímetros, cada uno con un hueco circular al centro y un surco en espiral, dando una increíble similitud con un fonógrafo, pero con una edad aproximada entre 10,000 y 12,000 años. Dicho surco, está formado por pequeños jeroglíficos que, mediante algunas interpretaciones realizadas por diversas personas, parecería que cuentan la increíble historia de naves espaciales que se estrellaron en dicho lugar.

Estos visitantes espaciales, se hacían llamar “Dropa” y se cree que fueron sus descendientes los que tallaron los discos y habitaron en el lugar.

Los jeroglíficos fueron interpretados por el doctor Tsum Um Nui en 1958 y dicen algo así:

“Los Dropa vinieron de las nubes en su nave. Nuestros hombres, mujeres y niños se escondieron en las cuevas diez veces antes del amanecer hasta que al fin entendieron las señas de los Dropa y se dieron cuenta que venían con intenciones de paz…” Otra sección expresa “pesar” de los habitantes de la montaña (tribu de los Ham) porque los alienígenas habían estrellado su nave y no podían construir otra para regresar a su planeta.

¿Evidencias de contacto extraterrestre o mala interpretación arqueológica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *