El mar de los Sargazos

Categorías : Leyendas Urbanas
Por:

El mar de los Sargazos.Este es una de las zonas de mar que si se las nombrabas antiguamente a los navegantes quizá fueres dejado hablando solo, pues era de los mares a los que más miedo tenían; casi sin corrientes con periodos constantes de calma total y con un infinito tapiz de algas flotantes que se supone detenían a cualquier navío así que estar en sus aguas y ser atrapado por estas algas era sinónimo de muerte y desesperación, además a todo esto el extraño olor que le dan las algas a este mar es realmente contribuyente o sinónimo a un lugar maldito.

Este se encuentra en el norte del océano Atlántico y a este mar acuden a desovar algunas anguilas de todos los ríos europeos, este debe su nombre al mismísimo Cristóbal Colón, quien fue quien lo bautizó así después de encontrarse dentro de él en su primer viaje; Sargassum era respecto a el tipo de alga del que se encuentra repleto este mar, así que en realidad colón no se quemó demasiado la cabeza para bautizar así este mar; aunque los marineros posteriormente le dieron nombres diferentes como “El mar del miedo”



El almirante no demostró aquí demasiada imaginación: “Sargassum” era como se denominaba al tipo alga gigante que flota en su superficie. En siglos posteriores los marineros le darían otros nombres más terribles y expresivos, como “el mar del miedo”, “el cementerio de los barcos perdidos” o “la latitud de los caballos”, este último debido a que, cuando se terminaban los víveres, las tripulaciones de los navíos atrapados se veían obligadas a sacrificar sus caballos. Eso si tenían la suerte de llevar caballos a bordo. Se cuentan historias muy truculentas acerca del mar de los Sargazos. Aseguran que decenas de veleros quedaron atrapados para no regresar jamás, y que muchos de ellos continúan allí, convertidos en sepulcros flotantes. En 1884 el vapor inglés Britannia encontró uno de estos barcos tripulados por cadáveres, pero su casco estaba tan deteriorado que no fue posible identificarlo.

Una de las aventuras más alucinantes vividas en este infierno verde fue la de Elipha Thomson, ayudante de cabina del velero norteamericano J. G. Norwood, barco que en 1894 fue arrojado por una tormenta al mar de los Sargazos. De las personas que iban a bordo, sólo él logró sobrevivir y regresar a aguas despejadas, en donde otra embarcación lo rescató. Según contó más tarde, debía su vida a los víveres y la chalupa que había encontrado en un vapor abandonado. Elipha declaro haber visto también un galeón español de la época colonial con su bodega todavía llena de oro. En el caso de Elipha Thomson, como en casi todo lo referente al mar de los Sargazos resulta difícil separar la realidad del mito, un mito que podría haber empezado mucho antes de la llegada de Colón a América. Romanos, griegos y fenicios hablaban ya de un mar de vegetación en el cual los barcos encallaban y se perdían, sin que quede claro si algunos de ellos (probablemente los fenicios) llegaron a ver con sus propios ojos el mar que después se llamaría “de los Sargazos”. El mito pasó al imaginario medieval, y así aparecen en algunos mapas, como el de Andrés Bianco de 1436, peligrosos mares de algas o hierbas junto a islas fantásticas llenas de prodigios.



Comentarios

Comentarios

Artículos relacionados
Tema Cazamitos por: Carlos de la Torre 2017.