Leyendas de la llorona

Cuando se habla de historias de terror, o cuentos de camino específicamente, siempre sale a colación la leyenda de la Llorona, al menos así se le dice en América Hispana. En general se trata de un alma en pena, la cual en vida fue una mujer que perdió a sus hijos, por lo que ahora, en la eternidad, los busca desconsolada, con llantos aterradores… Esto en general, pero son varias las versiones dependiendo del país donde se cuente.

En Argentina cuentan que la Llorona mató a sus hijos y por ello enloqueció (Yo digo que enloqueció antes y por eso mató a los hijos), comenzó a escuchar los gritos de sus hijos en medio de la locura y terminó por suicidarse, y ahora su alma anda por ahí en pena culpándose de la muerte de sus inocentes hijos.

Para los chilenos, la mujer también era una loca, pero ellos le agregan un componente celópata, pues mató a los 2 hijos arrojándolos al rio, en un arranque de celos porque su esposo compartía más con los niños que con ella. Luego el esposo al enterarse de lo que hizo la abandona y es así como la mujer muere de pena y por eso aparece por los caminos llorando por la pérdida de sus hijos y el esposo.

También tienen una versión donde la llaman “La Pucullén”, que anda llorando porque le arrancaron a su hijo de los brazos siendo un bebé. Lo particular de esta versión es que se dice que este espectro se aparece a quien está a punto de enfrentar la muerte, porque ella los guía hacia el más allá…

Al respecto hay cuestiones muy curiosas, como por ejemplo, que si alguien quiere verla, debe frotarse los ojos con “Lágrimas de perro” y la verá, pero si no es de corazón firme verá un espectro terrible. Y yo me pregunto: ¿Quién va a querer ver un alma en pena, que de paso guía hacia la muerte? ¿Y cómo haces llorar al perro para frotarse los ojos con las lágrimas?

En Colombia son más pintorescos, y para ellos la llorona tiene el cabello tricolor: negro, plata y oro; anda por los caminos y ríos con un vestido multicolor y luciérnagas en sus cabellos. Ah, y por supuesto anda llorando por su hijo, un feto muerto que lleva en brazos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *