Leyenda urbana “El pellizco”

Una chica discute con sus amigas de madrugada mientras están en una discoteca, por lo que decide abandonarlas y volver a casa sola. Trata de encontrar un taxi, pero no pasa ninguno, así que decide caminar mientras va observando por si encontrara un vehículo que la llevara a su hogar. Pero en lugar de eso, un grupo de hombres la asalta y la ofrece un trato: ser violada, sufrir una puñalada o un pellizco.

La chica dice que es virgen, y que por favor no la molesten, pero los hombres insisten. Como no quiere que la violen y tampoco le parece aceptable recibir una puñalada, elige inocentemente el pellizco.

Lo que la joven no sabe es en qué consiste el “pellizco” en cuestión. Uno de los violadores saca de su bolsillo unas tenazas y, mientras la sujetan los demás, le desabrochan la camisa y le quitan el sujetador. La joven grita que ha elegido pellizco y que no la violen, pero los hombres aseguran que eso es lo que van a hacer, mientras se ríen a carcajadas. Con las tenazas le arrancan de una manera dolorosa y horrible lo que se imaginan. La joven grita de manera sobrecogedora, pero las risas de los asaltantes ahogan sus gemidos de dolor, por lo que sumado a que nadie pasa por allí no se percatan de lo que está ocurriendo.

Los salvajes se alejan divertidos mientras la joven con el cuerpo empapado de sangre se arrastra por las calles mientras busca desesperadamente a alguien que la socorra.

Esta leyenda urbana tiene varias versiones, como la que le dan a elegir entre la violación o la sonrisa del payaso, que consiste en rajar la cara desde la boca hasta la oreja con una cuchilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *