Leyenda del callejón del beso

Quizá una de las leyendas más emblemáticas de Guanajuato y de México es la del callejón del beso, la versión más popular de la anécdota cuenta que una hermosa mujer llamada Carmen vivía en una de las casas de ese callejón, cuyo padre era un señor de origen español que tenía como principal defecto ser muy agresivo e intolerante, además de detestar a las personas de origen humilde. Para mala fortuna del señor, Carmen estaba perdidamente enamorada de Luis, quien además de ser pobre, tenía la profesión de minero.

Tras enterarse, el padre de Carmen tuvo un arranque de cólera, llegando a amenazar a su hija que de seguirlo viendo, la internaría en un convento en contra de su voluntad, pues iba en contra de sus deseos de que se casara con un noble español, para incrementar de esa forma sus riquezas.

Después de ser amenazada, envió a su criada a comunicarle las malas noticias a su amado Luis, quien al enterarse decidió adquirir con todos los ahorros de su vida la casa de enfrente que convenientemente estaba en venta y tenía un balcón que estaba a escasos centímetros del de su amada (68 cm para ser exactos), mediante esa estrategia podría convivir secretamente con ella sin ser notado.

Afortunadamente para los enamorados, el plan funcionó por algún tiempo, permitiéndoles pasar varias horas conversando y demostrándose su afecto sin ser molestados, hasta que un buen día, fueron descubiertos por el padre de Carmen, quien en un ataque de ira incontrolable cegó la vida de su hija con una daga clavada en el pecho, Luis la tomó entre sus brazos y le dio un tierno beso en los labios a la agonizante Carmen en señal de despedida mientras sujetaba firmemente sus manos y le susurraba las últimas palabras de amor.

Lo que pasó realmente entre Luis y el padre de Carmen después del incidente es todo un misterio, lo que es un hecho es de que el callejón del beso es un lugar real y esta leyenda de amor tiene todos los tintes de ser verdadera.

Comentarios

  1. Por jairo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *