Las Tepas

Dentro del estado de Morelos en México se encuentra un poblado llamado Tepoztlán el cual es realmente famoso por todas las historias paranormales que rodean a la ciudad, no existen camiones directos que lleguen al poblado de la ciudad de México hasta allá, la forma más fácil de aproximarse a este poblado es ir en un auto particular o un vehículo comunitario en donde te deja el camión cerca de la carretera.

Al llegar al poblado se le han preguntado a diversos oriundos de la región por algunas de estas historias, y la sorpresa fue demasiada cuando todos y cada uno de los mismos comenzaron a contar miles de ellas que les habían pasado personalmente a cada uno de los entrevistados. Pero la más común entre la media de la población resultó ser una en común, esta cuenta de esferas de fuego que se pueden observar todas las noches dando vueltas alrededor del cerro del Tepozteco el cual se puede apreciar en todo su esplendor al fondo de este poblado.

Al subirse a un taxi de la zona el cual nos llevaba a faldas de aquel cerro en donde se iba a pasar la noche en casas de campañas en un campo escuela scout un tanto alejado de la población, nos contó que aquellas bolas de fuego de la que la gente nos hablaba se trataba de brujas muy conocidas llamadas “tepas” y nos contó que estas son una especie de nahuales, las cuales por las mañanas y las tardes en la luz del día se transforman en animales para poder andar sin ser percibidas y camuflajearse entre la multitud que visita este hermoso lugar, estas encontraban así en esta forma de animal a su futura víctima mediante un pequeño piquete, una mordida o simplemente un rasguño; se dice que por la noche estas brujas regresaba a sus casa en donde volvían a tomar forma humana y dejaban colgadas su piernas en forma de cruz para que no les estorbaran al momento de volar, y así volver al pueblo localizando a sus presas en el pueblo; nos contaron que sus principales víctimas se trataban de niños recién nacidos, estos eran ubicados por los espejos de las casas, los cuales eran controlados por estas “tepas”, así que la gente nativa del lugar cuando tenía un bebe se acostumbra a tapar con una sábana los espejos de los hogares para que estas brujas no noten la presencia de los niños pequeños.

El relato del taxista resultó un tanto incoherente pero para las ocho de la noche ya con todo obscuro alrededor y tan solo la fogata a punto de consumirse tomamos las cosas para hacer alguna filmación de algo extraño y nos dirigimos a aquel cerro, subimos por una ladera llamada el cubo por los scouts de la zona pero fue un poco ruda la subida un par de horas después nos sentamos a descansar un poco viendo la panorámica sensacional que teníamos desde aquel sitio; ya cuando estuvimos un largo rato el frio comenzó a hacer meya en nosotros y decidimos bajar muy tristes por el fracaso, pero a unos 20 minutos de trayecto de bajada en un camino lateral vimos a alguien parado a lo lejos, se trataba de una figura humana de unos 1.80 metros de estatura, así que proseguimos en el camino diciendo; buenas noches; pero no recibimos respuesta y nos quedamos parados tan solo mirándonos, así con un poco de miedo nos quedamos parados aproximadamente unos diez minutos pensando que podría ser hasta que pensamos que era una formación rocosa y nos estábamos sugestionando así que con cautela seguimos nuestro recorrido; pero al pasar por el lado de lo que pensamos que era la formación rocosa esta giró rápidamente y no pudimos verle la cara así que corrimos lo más rápido que pudimos hacia la casa de campaña en donde nos metimos de un brinco dentro, cerrándola rápidamente, por la noche se escuchaba algo parecido a una risa y por la casa de campaña podíamos ver como una luz se acercaba pero no chocaba con ella, así estuvimos rezando hasta que el primer rayo de luz llegó a nosotros, para recoger la casa y todas nuestras cosas y salir despavoridos; ya en el camión nos dimos cuenta que ninguno había gravado nada por el miedo que nos fluía, pero les aseguro una cosa, no vuelvo a regresar a ese lugar.

Comentarios

  1. Por Dinora

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *