Las ruinas sumergidas del Titicaca

ruinas sumergidas en el titicaca. 1
Mucho se habla de los misterios que oculta este majestuoso, antiguo e impresionante lago de América. Yo misma en otro de mis artículos lo he mencionado pues algunas corrientes espirituales señalan que la Gran Hermandad Blanca tiene allí, en el centro del lago su base de operaciones. Otros señalan también al respecto que esta Hermandad Blanca si bien se maneja en otro plano, tiene mucho que ver con los consabidos avistamientos de OVNIs y OSNIs del lago y sus inmediaciones.

Pero resultó que al parecer el lago Titicaca despertó un interés más bien deportivo para una serie de buzos que querían promover el sitio para realizar su deporte con la variedad de la gran altura que presenta el lago. Algo así como “Ven a bucear en las alturas”, y como esto por la altitud representaba riesgos y períodos de descompresión prolongados, los buzos se dedicaron a sumergirse a ratos en varias zonas del lago y… Sorpresa! Consiguieron lo que ellos no estaban buscando. Las ruinas de una antiquísima ciudad de la que al parecer todos sabían pero ninguno había tenido las evidencias físicas.

ruinas sumergidas en el titicaca. 2Estos buzos compartieron su descubrimiento con los medios para divulgar la noticia y llegaron a llevar toda una misión de investigadores del Equipo Cousteau de Francia. Sin embargo sus investigaciones fueron totalmente herméticas, y al finalizar dijeron “No haber hallado nada”… Pero  ya el equipo de buzos que hizo el descubrimiento en su expedición “Punta de Lanza”, conformado por Ramón (“Kuki”) Avellaneda, Enrique León Brunner y Luis Villaverde habían hecho público el caso y mostrado las evidencias: Antiguas construcciones de piedra de varios tipos con un alto grado de conservación, a pesar de encontrarse casi tapadas por las algas.

Una serie de muros y varias áreas en forma de “U” cuya boca señalaba hacia el centro del lago. Y lo mejor: Un camino empedrado en muy buenas condiciones de aproximadamente 30 metros de largo.

Como siempre, el hecho tuvo sus adversarios. Eso sucedió en 1966. Ya hoy se acepta y se defiende aunque existan detractores. Las ruinas, según los estudios realizados, son aún más antiguas que Tihawanaco y su gran Puerta del Sol y según la hipótesis del  profesor Rubén Vela, del Instituto Arqueológico de Tiahuanaco, pudo ser un templo lacustre adonde llegaban grandes procesiones… ¿Pero de quienes? ¿A qué civilización tan antigua perteneció este sitio tan perfeccionado? Ese es el siguiente enigma a desentrañar, y ya se está trabajando en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *