Las maldiciones

Las maldiciones
Las maldiciones han existido desde hace mucho tiempo ya sean ocasionadas por alguna persona que se dedique a la brujería o por un hechizo realizado a algún objeto como un talismán, hay muchos tipos de maldiciones las cuales pueden ir desde una simple enfermedad hasta algunas que son capaces de causar la muerte, otros tipos de maldiciones son las que se realizan para que las victimas no logren sobresalir en algún proyecto o para que nunca encuentren el amor, se cree que las maldiciones solo afectan a las personas que no tienen una fe firme en Dios por otro lado los psicólogos aseguran que esto solo se trata de una sugestión mental que la misma víctima se auto produce, sea como sea hay brujos que aseguran que las maldiciones existen y que pueden variar en cuanto a su poder.
Otro de los tipos de maldiciones más conocidas por muchas personas se trata de las que se realizan a algún objeto como lo mencionamos en el principio del artículo, este tipo de maldición es la que hemos podido conocer en las tumbas de los antiguos Egipto, se cree que al momento de la muerte de algún personaje importante como algún faraón o sacerdote luego de ser momificados eran enterrados en cámaras mortuorias con todos sus tesoros los cuales previamente habían sido embrujados para que nadie los robara, las maldiciones son conjuros paranormales que son realizados con magia negra y energías negativas, no recomendamos jugar con este tipo de cosas ya que hay muchos expertos que aseguran que tarde o temprano el mal termina revirtiéndose.
Las maldiciones no son algo definitivo ya que pueden ser temporales y otras pueden ser contrarrestadas por algún chaman o brujo, estas se contrarrestan con magia blanca y haciendo rituales de luz, lo más importante de esto es creer en que pueden liberarse de dicha maldición y más aun tener fe en Dios, hay muchos

amuletos que son efectivos para protegerse de las maldiciones pero lo más recomendable y la protección por excelencia es tener a Dios presente en nuestros corazones y saber que en compañía de el ningún tipo de mal puede acercarse a nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *