La virgen del Pilar y el milagro del Cojo

La  virgen del Pilar es la patrona de la de los Españoles el día 12 de octubre se vuelve una celebración a nivel nacional dichas celebraciones son trasmitidas por distintos medios, ya sea radio o televisión, al llegar a Zaragoza se puede ver aun lado del Rio Ebro la basílica de nuestra señora del Pilar, en su interior se encuentra la  imagen que  mide treinta y ocho centímetros de altura y descansa sobre una columna.

Para esta   fecha tan memorable se saca una replica de la imagen  de la virgen y es colocada  en la plaza del Pilar sobre una gran estructura que mide aproximada mente 15 metros de altura y 16 de anchura sobre la cual se irán colocando ofrendas florales, hasta formar un gran manto de flores que a lo lejos dada su monumentalidad impacta a cualquiera.

Los fieles se pueden encontrar en el interior o exterior del templo, acuden de distintas partes de España y no es raro ver a personas con sus trajes típicos principalmente de Aragón. Dentro de la basílica se llevan acabo misas y una continua confesión, en donde dadas las características de los confesionarios el confesor, esta  enfrente del  que se confiesa. Hay fieles que compran ceras, las cuales prenden pidiendo la mediación para un milagro, así mismo se venden una serie de listones los cuales dependiendo el color es la intención de lo que se pide.

A la virgen se le atribuyen muchos milagros pero sin duda uno de los que llama la atención es el Milagro del Cojo de Calanda, data de 1640, se relata que era un hombre el cual le  había sido amputado una pierna, el cual acudía a fuera del templo a pedir caridad, se dice que juntaba la cera de las velas de la virgen, para untarla en la pierna amputada, tras años del suceso decide regresar a su pueblo natal, y mientras soñaba que visitaba la basílica y se ungía la cera , la pierna que había perdido volvió a su sitio. Muchas personas fueron testigos de tan asombroso milagro, dentro de los que dieron fe del mismo se encontraba el medico que amputo la pierna y  los que lo conocían por el tiempo que pido caridad fuera de la basílica.  Este hecho quedo  plasmado en la pared derecha de la basílica en donde se localiza un cuadro recordando este milagro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *