La Patasola

En América existe una mitología femenina amplia. Una de las femeninas que anda por ahí asustando es conocida como “La Patasola”, mujer monstruo de las selvas del sur, que se le aparece a los cazadores cuando andan en medio de la selva pensando en mujeres.

Estos la ven como una mujer muy hermosa (Para variar) que anda buscando pareja y se sienten seducidos por ella (¿A quién se le ocurre, en medio de la selva ese tipo de cosas?), pero cuando logran estar cerca de ella notan como es en realidad: Es un ser de una sola pierna (O pata, pues tiene una pezuña), los ojos son grandes y parecen de felino y muestra unos colmillos grandes y amenazantes. En realidad, la mujer que ven a lo lejos y los conquista no existe cuando la tienen de cerca.

En cuanto a los colmillos, estos son porque la Patasola es como un vampiro, sedienta de sangre y carne humana, por lo que anda buscando víctimas solitarias en mitad de la selva. Esta sería una forma bastante negativa de describir a la Patasola, pero esta tiene algunos defensores (Demasiado optimistas a mi parecer) que prefieren definirla como un alma protectora de la selva.

Según estas personas, la patasola no perdona a quien hace daño a los animales y alteran o destruyen la naturaleza (Por eso ataca a los cazadores).

¿Pero esto justifica que asesine así? Además me suena a “Chupa cabra”… ¿Tendrán alguna relación? Ambos son de América, aunque el “Chupa cabra” ha dejado más evidencias y de la patasola sólo tengo historias (Y mejor así).

Lo cierto es que la imaginación da para mucho. No digo que el folclore esté basado sólo en la imaginación de un colectivo, pero con el paso del tiempo es muy fácil añadir cosas a las historias y sacarles provecho… ¿Quién dice que la Patasola no pueda ser una creación de las mismas mujeres para asustar a sus hombres y quizás evitar que las engañaran en sus viajes a la selva?

De todas formas, engaño, folclore, leyenda, todo depende al final de si se cree o no. Y si es el caso, lo mejor es portarse bien al ir de cacería, para no convertirse en la presa de La Patasola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *