La máscara – (Relato de Halloween)

La máscara – (Relato de Halloween)
Halloween es una de las tradiciones que mas controversia genera en muchas partes del mundo, se trata de el día en que se celebra a todas las brujas y fantasmas, por eso el nombre de noche de brujas, se cree que fuerzas del mas allá vienen a la tierra este 30 de octubre (noche de Halloween) y causan estragos en todas partes del mundo, en esta ocasión tenemos el relato de la máscara embrujada, todo ocurría en una día de halloween común y corriente en un pequeño pueblo de Estados Unidos, un niño de 11 años de buena familia pero de pésimas costumbres desobedecía a sus padres y era un mal estudiante además de siempre estarle jugando pesadas bromas a sus compañeros.
Llegaba la hora de salir a pedir dulces como se acostumbraba y el niño había pedido una máscara aterradora para asustar a todos sus amigos en esta noche de brujas por lo cual hizo un berrinche a sus papas para que ellos buscaran en una vieja tienda de disfraces una tenebrosa mascara, la máscara tenia cuernos y una cara muy parecida a la de una cabra, el dueño de la tienda le dijo a los padres que esa mascara era de un macho cabrío y que este ser era el mismo demonio por lo que no recomendaba que el niño usara esta mascara, haciendo caso omiso a la advertencia del anciano le orecieron una buena cantidad de dinero por la máscara.
Una vez en manos del niño solo se  dibujo una sonrisa en su cara pensando en que con esa mascara asustaría a muchas personas, todo transcurría de manera normal cuando el niño decidió asuntar a su anciana abuela con la máscara, la anciana se llevo tal susto que solo exclamo que esperaba que de alguna manera alguien le

diera un escarmiento al malcriado niño, llegadas casi las 12 de la noche del día de brujas el  niño empezó a sofocarse con la máscara según los amigos que lo acompañaban y salió corriendo hacia el bosque, desde ese día no se volvió a saber noticia del pequeño niño, pero los familiares afirman que cada halloween se escuchan pequeñas patadas en las puertas de la casa como si algo con cascos en los pies estuviese tocando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *