La leyenda de los Mouros

El Mouro es un ser mitológico gallego, anclado en la memoria colectiva y que ha servido a los campesinos gallegos y también asturianos para explicar muchos fenómenos que no entendían, como es el caso de la construcción de megalitos en época prehistórica en Galicia.

Aunque en muchos pueblos de España se atribuye cualquier construcción antigua a los moros, el Mouro no tiene nada que ver con los moros que invadieronla PenínsulaIbéricaen el año 711 después de Cristo.

En este caso, el nombre Mouro se cree que procede de la lengua de los celtas que poblaron Galicia, aunque como siempre en estos casos no hay acuerdo entre los expertos, y algunos autores señalan que proviene del latín e incluso hay quien dice que proviene del gallego.

La leyenda de los mouros se diferencia de otras en las que se habla de seres mitológicos en que estos eran seres iguales a los humanos, con la única diferencia de que vivían debajo de la tierra y eran paganos o no bautizados.

El ser paganos o no bautizados no es una tontería en la época en la cual el cristianismo tenían mucha fuerza y autoridad, ya que significa que se pertenece a otra comunidad, que no se comparte la iglesia, no se comparte el cementerio, tampoco ceremonias litúrgicas, etc. Es una forma de hacer notar que entre humanos y mouros existe una gran diferencia.

El que tengan tantas similitudes con los habitantes gallegos de la época, ya que se dice que incluso tenían sus propios sacerdotes y sus propios cultos, puede hacer pensar que los mouros fuesen un pueblo real que aún se conservase pagano, y que toda la leyenda alrededor suyo fuera una forma del pueblo campesino de diferenciarse de ellos.

Para terminar, los mouros eran la justificación que los campesinos encontraban para explicar la construcción de estructuras que escapaban a su lógica, como los castros, los túmulos, los megalitos, y cualquier resto arqueológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *