La lanza de Longino

Cuenta la leyenda que esta lanza, también conocida como la lanza del destino, o lanza de Cristo, es el nombre que se le dio a esta reliquia con que un soldado romano de nombre Longino según un texto apócrifo de la biblia, fue la que atravesó el costado de Jesús cuando este se encontraba en la cruz para cerciorarse que se encontrara muerto el colgante profeta.

Este artilugio se menciona dentro del evangelio de Juan y no aparece en ningún otro durante toda la biblia en algún otro evangelio canónico, se dice en este que los romanos pensaron en romper las piernas de Jesús, que era una práctica muy habitual por los romanos y la cual tenía el nombre de “crufagium”, el cual se trataba de un método doloroso mientras se realizaba una crucifixión para acelerar la muerte del que sufría esta pena, pero momentos antes de que lo fueran a hacer los soldados se dieron cuenta que el cuerpo que se encontraba en la cruz, ya no tenía vida, así que ya no tenían alguna razón para romperle las piernas, así que para efectivamente cerciorarse de todo esto y que el crucificado profeta no estaba tan solo desmayado, el soldado clavo fuertemente su lanza en el costado de Jesús.

Al instante de todo esto, salió un chorro de sangre y agua, este era considerado un milagro de acuerdo a los orígenes, aunque en la actualidad se puede explicar que el agua pudo haber surgido por la perforación del seno pericardial, sin embargo para los católicos tiene un significado diferente pues el agua representa al sacramento del bautismo y la sangre al de la eucaristía, los cuales fluyen del costado de Cristo, relacionando esto a que Eva la primera mujer surgió del costado de el primer Hombre Adán.

Se dice que este mito cuenta que esta lanza se trata de una reliquia sagrada, la cual posee un poder superior, el cual puede ser empleado tanto el bien como el mal, según el portador de la misma.

El personaje histórico que busco durante muchos años esta reliquia fue nada menos que el dictador alemán Adolfo Hitler, quien logró su cometido al por fin encontrarla, aunque en realidad no se puede decir que esta lanza haya ayudado a este personaje a conseguir su objetivo aunque se dice que el mismo Hitler sabía mucho más que muchos de nosotros en la actualidad sobre los poderes de esta lanza.

Algunos de los poseedores de esta reliquia en la antigüedad fueron personajes como Carlomagno o Barba roja, quienes tuvieron un fin muy similar al de Hitler al separarse de esta reliquia mística, pues se dice que es algo como una maldición y cuando el dueño se separa o es separado de esta sufrirá una muerte inevitable.

Algo realmente curioso fue que Hitler mando hacer una bóveda especial para todas sus reliquias místicas, pero curiosamente cuando los americanos llegaron a aquel lugar, un proyectil perforo una de las paredes de la bóveda y los norteamericanos encontraron de primera instancia la misma lanza, y los soldados reclamaron la reliquia para Estados Unidos.

Se dice que este mismo día que fue reclamada la lanza por el ejército norteamericano en abril de 1945 Hitler se suicido a cientos de kilómetros de donde ocurrieron los hechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *