La geomancia, acupuntura para el planeta

Hablamos ya en una oportunidad sobre la “Cuadrícula del mundo” lo cual no es más que la referencia de dónde están los puntos de mayor energía del planeta y que en estos puntos por lo general se ubican estratégicamente los lugares llamados sagrados o lugares que por sus características nos intrigan o sorprenden de alguna manera.

Y quienes saben de esta cuadrícula, de estos puntos de gran energía han sabido aprovecharlo desde la antigüedad para el correcto desarrollo a través de la infraestructura.

Por ejemplo, quienes practican “Acupuntura” tienen una especie de mapa del cuerpo humano donde se identifican los puntos de energía donde se debe intervenir con terapia en caso de alguna necesidad de sanación o para prevención de desequilibrios en cuanto a la salud del individuo, pues de esa manera funciona la “Geomancia”, pero con el planeta tierra.

Ya en la antigua Escuela Pitagórica se decía que la geometría constituía toda la materia incluso la tierra, por lo que el filósofo Platón agregó que el planeta Tierra era como un gran dodecaedro geométrico donde se supone que en cada vértice se concentra mayormente la energía que fluye por todas sus líneas.

Los orientales aprovechan este mapa energético a través de la Geomancia, determinando los sitios más propicios para levantar edificaciones, templos y tumbas. De esta manera consiguen vivir en forma armónica con el medio que los rodea y tienen la certeza de que si la energía fluye correctamente sin obstáculos físicos, la calidad de vida se verá afectada en muy buena medida, y además de hecho se puede magnificar la energía si se sabe dónde. Es como si se pudiese hacer acupuntura al planeta.

Y la gran pregunta que surge… ¿Cómo hacemos los ignorantes en el tema, para hacer uso eficaz de la energía del planeta? Pues yo particularmente he optado por leerme unos libritos de fundamentos del Feng Shui, sólo recomiendo que no lo tomen por lo comercial y empiecen a llenar la casa de espejitos octogonales. Conozcamos nuestro hogar, es decir nuestro planeta y empecemos a vivir en armonía con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *