La Cruz de Caravaca

Siempre se escucha hablar por ahí de la Cruz de Caravaca como si se tratara de un estilo particular de cruz o algo así. En realidad “Cruz es cruz” y siempre simbolizan lo mismo. Lo particular que tiene esta cruz es que consta de dos brazos en paralelo, y su historia.

La Cruz de Caravaca es una cruz bizantina, que, como se menciona arriba, tiene dos brazos horizontales paralelos de tamaño desigual. Se venera en Caravaca, provincia de Murcia, donde se encuentra el Castillo Santuario de la Cruz de Caravaca.

Según la leyenda, en 1232 Ginés Pérez Chirinos estaba por celebrar la Misa en la fortaleza del Rey Moro Muley Acebutey por orden de éste; pero como no había cruz (Porque el rey era moro) dos ángeles aparecieron y le entregaron una, hecha con el madero donde fue crucificado Cristo. Al ver este milagro, el rey se convirtió al cristianismo.

Desde ese entonces, esta cruz se considera como un poderoso amuleto para personas y animales. Específicamente se recomendaba en esos tiempos llevar la cruz para evitar los maleficios de brujas y hechiceros contra las relaciones matrimoniales. Lo malo es que quizás por todo el poder que se le atribuía, la Cruz de Caravaca original fue robada en 1934, tras lo que fue sustituida por una cruz donada por el Papa y traída directamente desde Roma.

Sin embargo, en la actualidad son muchas las personas que continúan hoy día, portando esta cruz para protegerse y como símbolo de la buena suerte y la compañía de los ángeles el cielo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *