Krampus, el demonio de la navidad

La navidad definitivamente es la mejor época del año. Hay una especie de magia que inunda a todos, sin distinción. La alegría es contagiosa, así como las ganas de dar, y la necesidad de creer.

Y, basados en esta necesidad de creer, es que muchos aprovechan la oportunidad para jugar con las conciencias y ponerlas a prueba, o simplemente para divertirse, especialmente con historias para los niños. Porque dicho sea de paso: Los niños son los protagonistas de la navidad.

En el  centro y norte de Europa se le dice a los niños, por ejemplo,  que deben llevar una buena conducta porque si no Santa Claus o Papá Noel  no les entregará regalos, y en su lugar aparecerá un demonio cuya intensión es  llevarse a los niños malcriados a un ardiente mundo subterráneo.  Se trata del  Krampus, a quien llaman el castigador de mocosos desobedientes y con mala conducta en la navidad o en la víspera.

La palabra Krampus proviene del antiguo alemán “krampen”, que significa garra. También se le conoce con nombres como  Ruprecht, Knecht, Klaubauf, Pelzebock, Schmutzli y el común Krampus.

Este personaje tiene incluso sus fechas de aparición: 5 ó 6 de diciembre, por las tardes, y se mantiene por las calles, merodeando, alrededor de dos semanas consecutivas. Hace sonar campañas y cadenas, y ciertamente, su presencia es aterradora.

Imagino que el “Grinch” fue inspirado en este personaje. El Krampus tiene un rostro diabólico con una larga lengua roja,  cuernos en la frente y terrible mirada. Está  cubierto por un oscuro y muy tupido pelaje, sus patas son similares a las de un fauno. En diversas versiones se le ilustra con una canasta en su espalda, donde lleva los niños malos para después llevarlos al infierno (Qué maquiavélicos los europeos eh?).

Siendo de origen pagano, su antigüedad puede ubicarlo hasta en los 10000 años atrás, es decir, mucho antes del nacimiento de Cristo. Por ello la Iglesia Católica condenó esta leyenda (Como todo lo pagano), pero volvió a la luz a finales del siglo XX en las fiestas de disfraces y otros eventos sociales.

 

 

Comentarios

  1. Por Manuel

    Responder

  2. Por fabio

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *