Kongamato, el dinosaurio volador

Vamos hasta África para hablar del Kongamato, una criatura mitológica y criptozoológica, cuya representación es un monstruo volador, con un sospechoso parecido a uno de los dinosaurios voladores.

Hay testimonios de la aparición de este monstruo en Zambia, donde los nativos describen al monstruo como un pájaro con alas de murciélago y gran pico poblado de dientes. En 1923 el científico Frank Mellan hizo un viaje a la zona, y cuando mostró una lámina de animales prehistóricos en la cual estaba representado el pterodáctilo, los nativos lo identificaron sin dudarlo con el Kongamato. La tradición dice que este ser se lleva a los niños pequeños agarrándolos gracias a sus garras.

Es improbable que el Kongamato sea un pterodáctilo, ya que éste desapareció del planeta hace unos 65 millones de años, lo que hace imposible su avistamiento. Sí se cree que lo que estas personas vieron pudiese ser una especie de ave que no se conoce, o alguna especie conocida anormalmente grande.

Dadas las descripciones de los nativos, algunos estudiosos de la fauna africana creen que puede tratarse de un murciélago gigante que todavía no se conoce, algo que no debe parecernos raro, ya que todos los años se descubren decenas de especies a lo largo de todo el planeta. Además, y gracias a los hallazgos de fósiles, sabemos que no sería la primera vez que un murciélago gigante habita nuestro planeta.  Los rasgos de reptil no encajan con un murciélago, así que los zoólogos creen que estos rasgos pueden ser inventados.

Otra opción, también muy factible, es que la visión de este ser sea una invención de los nativos y que el Kongamato pertenezca a ese grupo de seres que integran la mitología de la zona, al igual que el Yeti, el Yerén, etc., sólo que aquí en lugar de ser un homínido, es un pájaro.

Comentarios

  1. Por laurencio

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *