Juana, la Papisa

Desde el siglo XIII comenzó a esparcirse el mito que 400 años antes una mujer ocupo el cargo más alto de la Iglesia católica, la cual se había convertido en papa.

Existen muchas versiones pero  nada comprobable aun que algunas de estas contradicciones o posibles pruebas, no al cien por ciento tangibles pueden sembrar la duda. Alrededor de esta leyenda, se tienen algunas versiones, la del monje dominico, Jean de Mailly, del cual  se dice que  incluyó este relato en su libro “Siete dones del Espíritu Santo” y menciona que los hechos ocurrieron alrededor del año 1100 DC. cuenta que la papisa, vestida como hombre, logró ser nombrada Papa, la cual un día que salió a pasear a caballo, dio a luz a un hijo, lo cual provocó la condena pública y su muerte por lapidación.

Hay otra versión que la da Martín de Troppau, quien vivió en la Curia romana y fue penitenciario del Papa, quien se dice fue la primer versión que le dio nombre a la papisa, el cual relata que  su nombre era John de Mainz, y ocupó la silla papal dos años. Sin embargo, durante una procesión en Roma de la basílica de San Pedro a la basílica de San Juan de Letrán, dio a luz un niño y murió de inmediato.

Aun que algunos estudios cronológicos de los papas que testifican que no hay nada documentado sobre dicho pontificado. Aun con los nombres que se dicen que pudo haber tomado durante dicho papado o en las fechas que se dice estuvo al frente de la iglesia.

Según el historiador Panvinio pensaba que la leyenda de la Papisa se inició en el siglo X, con Juan XII, quien tenía una amante justamente llamada Juana. El terrible dominio que esta mujer ejercía sobre el Papa haría que éste, por burla, fuera nombrado Papisa.

Aun que otro de los mitos entorno a todo esto dicen se daba en el Palacio de Letrán, después de la elección de un nuevo Pontífice, se suponía que un diácono tenía que verificar la existencia de sus partes genitales, a través de una silla perforada, especialmente concebida para este efecto. Después supuestamente tenía que pronunciar estas palabras latinas “Habet duos testículos et bene pendentes”, grito de victoria que significaba que el Papa electo era hombre y por lo tanto digno de la corona pontificia.

¿Por qué hacer dicho rito y tratar de comprobar el sexo del sucesor a papa?, aun que se dice que no hay nada documentado en la iglesia que avale dicho rito se pueden encontrar algunas publicaciones que datan de épocas pasadas y de personas respetables que dijeron ser testigos de este, entonces ¿cómo explicar que es real y que es mito?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *