Hombre Polilla

El hombre polilla o como también se le conoce en inglés, “Mothman”, es una criatura que según cuenta la leyenda nacida en Norteamérica, suele estar asociado con futuras catástrofes, estando presente en los lugares, horas antes de que suceda algún acontecimiento devastador. La leyenda llegó al cine hace unos años llamándose Mothman, la última profecía” protagonizada por Richard Gere.

El aspecto físico de esta criatura es, según el relato de quienes lo han visto, los cuales asombrosamente coinciden mucho, es de un humanoide de mas de 2 metros de alto, con alas enormes replegadas, cubierto de un pelaje gris oscuro amarronado, con grandes garras en las patas y grandes ojos rojos que emiten luz, a los que se dice, tienen el poder de hipnotizar.

El avistamiento que comenzó la leyenda:

El derrumbamiento del Puente Silver.

Meses antes del colapso del Puente Silver, en la ciudad de Point, en Estados Unidos, extraños sucesos fueron relatados por cientos de habitantes del lugar, avistamientos de ovnis, extrañas sombras rondando el puente, pero la mas popular y la que causó mas revuelo entre la gente fue, al caer la tarde, una figura alada, mucho mas alta que un humano común, con grandes ojos rojos, sobre una de las columnas principales del puente Silver.

Meses después, el acero del puente cedió, dejando caer al agua, a casi cien autos, muriendo 46 personas.

Otras apariciones del Hombre Polilla:

China, 19 de Enero de 1926, presa Xiaon Te Dam: colapsó matando mas de 15.000 personas, todos los sobrevivientes cuentan haber visto a el hombre polilla

Chicago, 1951: horas antes del gigantesco terremoto, cientos de personas oyen fuertes golpes en sus puertas. Una pareja abrió y afirma ser llevada al parque, hipnotizada por los ojos rojos del Mothman.

Guerra de Crimea: 5 soldados rusos, en plena noche, fueron hipnotizados por “un gran pájaro de ojos rojos” haciéndolos atacar una base militar, la cual era de su propio bando, muriendo los cinco.

Alemania, 10 de septiembre de 1978: unos trabajadores se disponían a ir a trabajar, como de costumbre a una mina de carbón en Friburgo. Al acercarse a la entrada, los 21 hombres vieron a una extraña figura alada, que comenzó a gritar “se escuchó como el frenazo de un tren” decían. Todos los hombres huyeron. Horas mas tarde, la mina se derrumbó

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *