Cuidadores de cementerios, relatos

Hay muchas historias que giran en torno a los cementerios… quizá porque implican un enfrentamiento a lo desconocido. ¿Qué hay detrás de estos espacios en donde se llega a la última morada?, ¿en dónde el cuerpo físico se despide del mundo terrenal para convertirse en parte de la naturaleza misma y ser parte de un ciclo?, ¿o quizá solo se transforma? Pasar a otra etapa según sea la creencia o a otro plano si es que lo hay… así mismo todas las dudas que a partir de esta creencia se generan nos pueden llevar a distintas conclusiones.

¿Qué hay después de la muerte?, ¿a dónde se va el espíritu o alma?, bastantes conjeturas respecto a las historias de hechos sobrenaturales acaecidos en los cementerios o en sus alrededores nos brindan una herramienta sobre las posibles respuestas a esta interrogante.

En particular les comentaré sobre el cementerio de mi comunidad, éste está ubicado sobre dos avenidas y la zona está completamente poblada, por lo que hay muchas anécdotas compartidas por los vecinos de este camposanto.

Algunas de los vecinos dicen que se escuchan chillidos como si alguien se quejara, llantos de niños e incluso han escuchado oír hablar por micrófono al vigilante diciendo a los niños que dejen de estar corriendo entre las tumbas, de madrugada y con el panteón cerrado.

Otra historia es la que les ocurrió a mis abuelitos, ellos fueron a visitar a mi tía, que precisamente tiene su casa casi enfrente de una de las puertas del cementerio, era ya muy noche y cuando estaban por llegar a la casa, vieron a lo lejos  que venia un niño en bicicleta, se preguntaban ¿cómo era posible que un niño tan pequeño pudiera andar a esas horas en la calle en bicicleta, y además en sentido contrario de los vehículos?, cuanto mas se aproximaban a él se dieron cuenta que en realidad no era un niño en bicicleta, sino que era el fantasma de un niño  que venia muy rápido, como flotando y no se le veían los pies… sin embargo, el niño jamás llegó a donde se encontraban mis abuelitos porque justo al llegar a la puerta del cementerio el niño la  cruzó y se perdió en su interior. Así como ésta, hay muchas historias que se desarrollan al interior o en los alrededores de los cementerios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *