Historia del Museo Nacional del Castillo de San Ángel

El edificio que actualmente es el  Museo Nacional del Castillo de San Ángel, el cual  se encuentra ubicado muy cerca del Vaticano y a un costado del rio Tíber en Roma, es  representativo de la ciudad  por distintas causas. En un inicio se construyó para que  fuera  el Mausoleo de Adriano, se narra que todos los muros estaban revestidos de mármol, y era después del Coliseo, el ejemplo más esplendido de la arquitectura Romana. Actualmente ambos edificios carecen de ese tipo de recubrimiento porque se dice que a la mayoría de los templos paganos se les quito el revestimiento de mármol para ser usado en los actuales templos católicos. Este edificio fungió como una fortificación y por lo tanto  un refugio papal,  además de contar con un pasaje de seguridad que comunicaba con el Vaticano, para poner a salvo al papa en caso de ser requerido. Este lugar se utilizaba como fortaleza, cárcel y hasta como lugar de torturas. El edificio actual tiene muchas modificaciones, las cuales nos traducen su historia, sus usos y su relación con diferentes eventos.

El actual nombre del edificio surge por una  leyenda que data del siglo XII, en el que se cuenta que en esa época la ciudad vivía una peste, por lo cual se celebró una procesión  encabezada por el papa  San Gregorio Magno en el año 590 d. c , para implorar a la Virgen que acabara esta terrible epidemia, y según las historias se dice que al pasar por el mausoleo se vio aparecer  un ángel que se posó en la cúspide del edificio, dicho ángel  envainaba la espada como símbolo de gracia concedida. En honor del ángel que apareció, se mandó hacer una capilla y más tarde una estatua que recordaría el milagro. Es por esto que se cambió el nombre a la construcción así como  al puente que se localiza frente al castillo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *