Fuego Fatuo

El fuego fatuo es un suceso completamente natural que se basa en la provocación de una llama a partir de animales o vegetales en estado de podredumbre. Éstas flotan y se transportan el aire, manteniéndose siempre cerca del suelo, pudiendo ser encontradas mayoritariamente en sitios como pantanos o cementerios.
Debido a la gran cantidad de historias y leyendas provenientes de este fenómeno, las personas que generalmente viven en pueblos, no se encuentran abiertas a aceptar explicaciones científicas que develen el misterio, pues continúan llamándole “la luz mala” en lugares determinados.
Aunque ya es bien sabido que esto ocurre por la oxidación de las sustancias gaseosas emanadas de los cuerpos que se están descomponiendo, los mitos y leyendas continúan cobrando fuerza, manteniéndose indestructibles al paso del tiempo.

La suposición más firme es aquella que afirma que estos fuegos son las manifestaciones sobrenaturales de espíritus vagabundos y malignos que han sido condenados a quedar presos entre el cielo y el infierno, pertenecientes a los muertos o a criaturas de otro mundo. También hay una creencia que sostiene que son las almas de los niños que han fallecido sin ser bautizados.
En cambio, quienes practican el ocultismo sostienen que los espíritus encerrados en las inflamaciones nunca han sido propiedad de una persona, sino que se trata de otros seres, como bien podrían serlo las hadas.
Según otros mitos bastante conocidos, los fuegos fatuos son encargados de proteger el interior de los tesoros o de guiar dentro de los bosques que pueden ayudar o perjudicar a quienes se pierden en ellos.
En el género literario, a dichos fuegos se les da un uso netamente metafórico, representando una luz de esperanza o una meta a la cual es imposible llegar. En el ámbito musical también se hace referencia en las letras de algunos consagrados artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *