¿Fantasmas pueden matar?

     Los fantasmas son aquellas almas en pena que aun se encuentran deambulando entre los seres vivos, puesto que se trata de un ser que no ha encontrado descanso para su alma y que posiblemente pudo haber tenido una muerte trágica y dolorosa.

¿Pero son los fantasmas capaces de matar?

Esta es una posibilidad que existe, puesto que estamos hablando de un espíritu que no posee paz, que deambula entre los vivos y que cuenta con remordimientos que no le permiten tener un descanso para su alma.

Sin embargo, existen fantasmas buenos y fantasmas malos que viven con nosotros en la tierra, puesto que los fantasmas buenos nos protegen, mientras que los malos solamente buscan causar miedo, pánico y sustos, incluso hasta la muerte de algunas personas.

Pero la muerte de las personas es una muerte sustancial, puesto que los fantasmas malignos se encargan de debilitar lentamente a la persona hasta lograr robar toda su energía, ya que a los fantasmas los mantiene vivos la energía.

¿Cómo pueden matar los fantasmas?

Los fantasmas pueden causar la muerte de una persona mediante diferentes maneras, puesto que pueden empezar debilitando su estado de salud, provocando enfermedades fuertes y frecuentes en las personas, lo que debilita su cuerpo y su alma también.

De igual manera, el fantasma puede provocar fuertes dolores en las personas, empezando por un dolor de estomago o un fuerte de dolor de cabeza que provoque el decaimiento de las personas hasta el punto de sentirse realmente débiles y hacerlas vulnerables.

Estos dolores o enfermedades son los métodos más utilizados por los fantasmas, puesto que se trata de espectros que necesitan la energía del alma de los seres humanos para mantenerse vivos, rondando en la tierra, por lo que buscan causar debilidad.

Sin embargo, existen fantasmas que se inclinan hacia el desgaste emocional o mental, puesto que van trabajando o atormentando la mente de las persona hasta llegar al punto de hacerla caer en depresión o hacerlas enloquecer completamente.

El enloquecimiento y la depresión son dos factores que fácilmente debilitan la vitalidad de las personas, puesto que la depresión hace que la persona se desanime de una manera impresionante, mientra que el enloquecimiento hace que pierdan la razón por completo.

Cuando una persona llega al nivel de caer en depresión o en enloquecimiento, el fantasma simplemente hace pequeños esfuerzos que provocan que la persona comience a pensar en el suicidio hasta que finalmente lo comete, entregando toda su energía al fantasma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *