Fantasmas de familiares.

    Hace tiempo, recuerdo que mi mamá me contó cómo había soñado con mi abuelo (cabe destacar, mi abuelo murió cuando ella era una niña), y cómo, cuándo se despertó, sintió que él estaba con ella en la habitación, y que extrañamente, el sentimiento no le dio paz, sino algo de miedo; y la entiendo, a mí me dio miedo cuando ella me contó, aun cuando se supone que no debería darme, porque después de todo, es mi abuelo del que estábamos hablando, pero creo que esa experiencia define mis sentimientos hacia los fantasmas de familiares.

Hay algo extraño acerca de los fantasmas, algo que me inquieta y me da miedo, y estoy segura que no soy la única que se siente así, y el hecho es que, ese sentimiento se queda conmigo aun cuando exista la mínima posibilidad de que ese fantasma sea un familiar.

Todos amamos a nuestra familia, es un lazo especial el que tenemos con ellos, y ese amor se queda allí, pero no estoy segura de que ese sentimiento permanezca cuando se trata de ver a un fantasma que conoces, de ver una aparición de alguien a quien querías. Personalmente, yo prefería nunca ver a uno, ni encontrarme nunca en una situación así.

Es extraño, porque las historias de fantasmas son entretenidas, hay algo morboso con respecto a ello que nos fascina y nos da curiosidad, sin embargo, cuando la gente pasa por una situación así, lo primero que se apodera de su cuerpo es el miedo.

La sensación de pánico, de no saber qué hacer, de oh, darte cuenta que estas en una situación paranormal, no es para nada divertida, y de repente deseas nunca hablar de fantasmas jamás y nunca toparte con ninguno por el resto de tu vida. Es extraño que lo mismo que nos causa curiosidad, nos cause un miedo terrible. Es por ello que pienso que a nadie le gustaría toparse con el fantasma de un familiar, nadie quiere sentir miedo por ellos.

Por eso, siempre que se trate con lo paranormal, lo mejor que se puede hacer es actuar con respeto y con cuidado. Es preferible seguir sintiendo curiosidad por los casos de fantasmas que uno se encuentra en internet, que realmente tener que pasar por una situación así, y más, si se trata de un familiar. Es mejor mantener a los fantasmas lejos, y a las cosas bonitas de la vida, cerca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *