¿Existe la reencarnación?

¿Nacemos, crecemos y morimos. Y luego qué? Soy de la creencia de que existe la reencarnación. Es una teoría que indica que somos el resultado de multitud de vidas pasadas de las que nuestro espíritu va absorbiendo conocimientos para trascender al universo cuando alcance la perfección tras muchas experiencias.

En casa decimos que estamos en un plano físico “Escuela” y que somos almas teniendo experiencias para aprender e ir evolucionando hasta llegar a trascender. Llegar a ser la esencia que fuimos en el principio.

Sinceramente esta teoría me brinda más tranquilidad de vida. Pero sé que aún son muchos los adversarios al tema. En todo caso, lo bueno para mí es que creer en la reencarnación hace que no me afecte que otros crean o no.

Muchas veces suceden dejavú, vivimos experiencias que nos parecen repetidas, visitamos lugares por primera vez en esta vida y tenemos la sensación de haberlos visitado ya, conocemos personas que parece que ya conocemos de antes, y en casos más complejos hay personas que tienen conocimientos que no tienen nada que ver con su vida o con lo que ha experimentado en esta vida. La explicación a ello suele ser que se trata de un fenómeno o una coincidencia muy particular.

La ciencia ya ha avanzado al respecto, en especial la psiquiatría y la psicología, que ha logrado solventar problemas clínicos utilizando la regresión controlada, con lo que consiguen el origen de problemas actuales en experiencias de vidas pasadas. Al conocer la raíz del problema, se soluciona.

También hay terapias espirituales como la TRE o la de Constelaciones Familiares, que se basan en el hecho de que reencarnamos y traemos rasgos o asuntos no resueltos de otras experiencias de vida.

En definitiva, hay mucha tela que cortar al respecto. Habrá siempre quien defienda la resurrección en el final de los tiempos, o escépticos que aseguren que el alma no existe y al morir se acaba todo. O también los que prefieran pensar que ya que somos energía, al morir sólo nos expandimos para formar parte del universo… La información es mucha, y está a la mano de quien quiera indagar para que, según su libre albedrío, decida en qué creer… Al menos en esta vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *