El poder de la mente y el efecto placebo

En muchas partes del mundo, personas con dolores intensos o con enfermedades incurables derepente sufren una recuperación milagrosa, ya sea por algún medicamento prescrito y en algunos casos con objetos o tomas de cosas inverosímiles. Estos extraordinarios casos los podemos relacionar con lo maravilloso que es esta maquina perfecta del cuerpo humano.

Brevemente platicare el caso de una paciente con cáncer, esta mujer a la que se le llamara Liliana, tenia un cáncer avanzado y estaba totalmente desahuciada por la ciencia médica,  madre de familia con 2 hijos adolescentes y un marido trabajador era una madre modelo y una profesioncita exitosa, un día comenzó a sufrir dolores agudos en el vientre e inmediatamente su esposo la llevo al doctor para que desafortunadamente le diagnosticaran cáncer terminal. La familia calló en una muy profunda depresión y Lilia lentamente se dejo morir, hasta que un día uno de sus hijos le dijo que no la quería ver muerta, que debería luchar con todas sus ganas para poder ver crecer a sus nietos; esto hizo que Liliana se animara y comenzara la búsqueda de cualquier remedio, y tomo e hizo todo lo que la gente le dijo; pero desafortunadamente nada logró frenar su enfermedad.

En una consulta a su médico Liliana recibió una noticia excelente, se estaba probando un nuevo medicamento que aniquilaba el cáncer pero estaba en fase experimental y se necesitaban voluntarios para la prueba de dichas pastillas, a lo que la paciente determinantemente acepto estar dentro de este nuevo tratamiento.

Resulta que dicho experimento no era otra cosa sino un examen de lo que se conoce como placebo, el cual es dar una medicina que muchas veces no es mas que azúcar comprimida en forma de pastillas para que el paciente piense que siente alguna mejoría, afortunadamente Liliana ahora es abuela de 3 nietos y vive una vida sana y ejemplar.

¿Qué podemos pensar con esto?  Lo único que se viene a mi mente es que la mente es mucho más fuerte que cualquier otra cosa en el planeta. Que la mente domina absolutamente a todo el cuerpo. La mente sobre el cuerpo es definitiva; y si a eso le agregamos un poco de fe, el efecto placebo podrá salvar a una muy grande cantidad de personas con enfermedades incurables y podría ser el futuro de una medicina sicológica; claro pero siempre con mucha fe de por medio. ¿Será cierto que la fe mueve montañas? Yo así lo creo.

Comentarios

  1. Por Sr. Placebo