El planeta “Nibirú” y el 2012

El 2012 ha traído consigo un nerviosismo generalizado con respecto a los fenómenos estelares, descubrimientos y avistamientos. La ciencia ficción se ha apoderado de las mentes de tantas personas que me hace pensar que siempre quisieron vivir en una película de viaje a las estrellas o algo así.

Todo cuanto habla de profecías por una parte y aspectos estelares de relevancia por otra, está sobre la mesa de observación mundial  y la expectativa parece ir en aumento. Tal es el caso de un tema que se está desempolvando como lo es el acercamiento del planeta “Nibiru”. Ni siquiera se han puesto de acuerdo nunca en cuanto a si realmente existe o no, pero el primer estudioso que planteó el tema hace años, Zecharia Sitchin (1920-2010) insistió toda su vida en que los antiguos sumerios sabían de este planeta porque sus Dioses vinieron de ahí.

Plantearon la teoría de que esos seres que llegaron provenientes de Nibirú, crearon la raza humana a partir de genes de simios hembras, utilizando la mano de obra para la explotación del oro. Y luego se fueron.

Todo ello basado en textos antiquísimos pues Zecharia Sitchin se dedicaba precisamente a traducir este tipo de escritos. Pero desde un principio hubo científicos en contra de sus traducciones, consideradas manipuladas o “tiradas por los pelos”… En fin, este tema sale a la palestra porque Zecharia Sitchin llegó a publicar que por la trayectoria de este planeta en su elíptica, se acercaría a la tierra en el año 2012.

No ha pasado, y no pasará. Zecharia Sitchin no contaba quizás con que para esta fecha los observatorios serían tan avanzados o al menos lo suficientemente avanzados como para observar más allá de las fronteras de nuestro sistema solar, y si ciertamente se han descubierto otros planetas similares a la tierra en otros sistemas, e incluso seudoplanetas más cercanos, ninguno es de las características que Zecharia Sitchin atribuyó a Nibirú.

Coincido, personalmente, con Zecharia Sitchin y muchos otros estudiosos del tema en que seres de otros planos o planetas nos han visitado desde los confines de la historia. Pero también pienso que Zecharia Sitchin pudo, en su afán de que le creyeran esto, tergiversar, quizás inconscientemente, lo que estaba leyendo.

Lo interesante de ello es que quizás ahora, al salir el tema a la luz por el auge del 2012, sean muchos los que intenten traducir los escritos nuevamente en la búsqueda de la verdad de nuestra historia ancestral. A ver qué cosas interesantes consiguen, eso sí, de forma más objetiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *