El Origen del Ratoncito Pérez

El ratoncito Pérez es un personaje infantil que acude con un regalo cuando a un niño se le cae un diente. Aunque su origen es español el personaje es conocido en todo el mundo bajo nombres distintos, como Topolino en Italia o el Hada de los dientes en los países de habla inglesa.

Es una forma de consolar a los niños a los que se les caen los dientes, y que no sufran por ello, ya que a cambio de cada diente, dejándolo debajo de la almohada antes de irse a dormir, el ratoncito Pérez les traerá un regalo.

El origen de este entrañable cuento infantil es bien conocido, ya que es una obra del padre jesuita Luis Coloma, que escribió el cuento para el rey Alfonso XIII, entonces un niño de 8 años al que se le había caído un diente, más o menos en el año 1894.

El cuento sirvió para educar al rey y darle a conocer la vida de sus futuros súbditos. En este cuento, Alfonso XIII se llamada Rey Budy (apodo con el que lo conocía su madre) y el ratoncito Pérez llegaba por la noche a su cama para contarle cómo vivían los pobres, para después dejarle un toisón de oro como regalo.

Como nota curiosa, el padre Coloma dotó al ratoncito Pérez de un domicilio físico real, ya que vivía con su familia en la confitería Prats, que estaba muy cerca de palacio, dentro de una caja de madera. El cuento dice que el ratoncito Pérez, previo despiste de los gatos, y por el subsuelo de Madrid, acudía todas las noches a las habitaciones de los niños que habían perdido un diente.

El Ayuntamiento de Madrid, en reconocimiento al padre Coloma, ha puesto una placa conmemorativa en el mismo lugar en el que el jesuita fijó la residencia de tan entrañable personaje. Es el único personaje de ficción que tiene una placa en la capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *