El origen de los demonios

Los demonios (del griego daimon) anteriormente no tenían una connotación negativa como lo tienen hoy en día, el término se utilizaba para referirse a un ente sobrenatural o una divinidad menor, incluso en Grecia los demonios (daimones) se les consideraba como guardianes espirituales que podían influir de forma positiva o negativa en la psique humana, usándose de esta forma un concepto bastante alejado al que se maneja hoy en día.

Cuando los demonios empezaron a tener un significado siniestro, fue con la llegada de las religiones cristianas, donde se considera a la demonología como algo malo y en contra de las sagradas escrituras, tal como se evidencia tanto en el nuevo testamento como en el antiguo testamento.

Uno de los grandes personajes en este tema, es San Agustín (354-430) que según él la demonología estaba compuesta por un triángulo metafísico en que los demonios actúan con el permiso de Dios para tentar a los humanos y de esta forma actúen de mala manera.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *