El objeto maldito parte 1

Hemos leído sobre historias de fantasmas y monstruos dentro de este blog, pero esta en especial me llamó mucho la atención, pues creo que sale fuera de lo convencional, o por lo menos es algo que a su servidor jamás le había tocado ni siquiera mencionar por parte de alguien hasta esta ocasión, agradezco a nuestros lectores por enviarnos sus historias pero sobre todo a aquellos que me las relatan personalmente como fue con este relato.

Joaquín vivía con sus padres en un departamento pequeño de la colonia portales durante toda su vida, desde que tenía uso de razón aquel había sido su hogar y había crecido toda su infancia dentro del mismo, todos sus amigos y algunas de las que habían sido sus novias estaban en la zona e incluso en la misma colonia, y a su familia y a él, jamás les había pasado nada sobrenatural ni siquiera algo raro dentro de su casa; sin embargo todo comenzó una tarde cuando su papá llegó a la casa con una vasija realmente hermosa.

Era de grandes dimensiones y su magnificencia se hacía notar desde cualquier punto, era grande y no sabían de que material estaba realizada, sus colores eran bastos y combinaban perfectamente, parecía que estaba realizada de Talavera y a este material se le habían pegado pedazos de vidrios de algunas botellas de colores; era justamente hermosa; a pesar de que el departamento no era precisamente grande su papá de regreso del trabajo pasó por las chácharas del portales y vio un hombre de aspecto desliñado que la estaba cargando, él se le quedó viendo a la vasija y el hombre se aproximo para decirle que se la vendía, el señor Miguel la analizó y le dijo a aquel hombre que no traía dinero, sin embargo le dijo que con cuanto contaba, a lo que Miguel soltó la carcajada y le dijo que tan solo con $20, el hombre lo miro fijamente después de su carcajada y le dijo que si la quería era suya por ese dinero, la risa de Miguel paró en seco y pensó que no estaba bien lo que le hacía a aquel hombre, quizá realmente estaba más necesitado de lo que aparentaba, pues a pesar de su aspecto desaliñado, las ropas de aquel sujeto, no se veían en mal estado y él podía decir que se atrevía a asegurar que eran ropas de marca, por la cabeza de Miguel pasaron mil cosas pero se vio a si mismo en aquellos pensamientos en una situación desesperada de dinero y vender todas sus cosas, la conciencia le remordió y de su billetera sacó un billete de $50, se lo acerco al hombre y este le dijo que tan solo eran los $20, Miguel no lo podía creer, ¿Qué es lo que le pasaba a aquel hombre? Esa vasija se veía antigua y por lo menos podía haber pedido unos $500 sin problemas, pues a pesar de que él no era anticuario se sabía de inmediato que esa objeto tenía más valor que los $20 que le pedía en individuo, volvió a meter su billete a la cartera y saco dos monedas de $10 de su bolsillo y se las dio a aquel hombre.

El le entregó la vasija y repentinamente se le iluminó el rostro, como si se estuviera deshaciendo de un gran peso, el rostro del hombre pasó a estar radiante y una sonrisa se dibujo en su cara, aquel hombre le dijo que muchas gracias y que le deseaba toda la suerte del mundo, Miguel no lo entendía y el hombre parecía guardar sus monedas en la bolsa y él juraba que lo había visto correr como si quisiera alejarse de aquel artículo; por su mente paso que quizá aquel tipo lo acababa de robar y por eso lo barato y la forma de irse de aquel sujeto; sin embargo lo tomó del piso y lo cargo dos cuadras para llegar a su casa.

Entró a su casa y vio a su hijo Joaquín sentado en la sala haciendo su tarea en la laptop sobre sus rodillas; aquel objeto era realmente llamativo, y decidió ponerlo justo a la entrada para que todos lo pudieran admirar, Joaquín se paró de un brinco y saludó a su padre, y se dirigió justamente a aquella vasija, que llamaba la atención por su verdadera belleza; su padre le platicó la historia de cómo la había comprado y Joaquín soltó una risotada, inmediatamente después entro al departamento Mara, la matriarca de la familia y miró sorprendida aquel objeto, lo primero dijo fue “hay Miguel ¿Cuántos miles te costo esa cosa?; Miguel y Joaquín rieron y platicaron la asombrosa historia a la mujer, la cual no lo podía creer, inmediatamente sentó a la mesa a su familia y les dio de comer, mientras platicaban del objeto.

Así terminaron su comida y todos se pararon de la mesa a hacer sus actividades cotidianas y Miguel se dirigió a su puesto de mercado a seguir vendiendo, Mara terminó con los trastes y Joaquín se puso de vuelta la laptop en las piernas y siguió con su tarea.

Mara le dijo a su hijo que saldría a acompañar a su padre a cerrar y a ver a su comadre, Joaquín asintió con la cabeza sin quitar la vista de la pantalla y siguió con lo que hacía en la computadora; cuando su madre cerró la puerta algo extraño sucedió y escucho un golpe seco dentro de aquel objeto nuevo en la casa, se paro a mirar lo que ocurría y vio hacia el interior de la vasija gigante, la cual estaba realmente obscura por la increíble profundidad pues el tamaño de aquel objeto era realmente superior, sacó su celular del bolsillo y analizó su contenido, repentinamente un fajo de billetes de $500 estaba depositado en el fondo de aquel jarrón; no lo podía creer, así que saco el fajo de billetes y los contó lentamente, ¿queeeeeee? $250000 en billetes de $500, inmediatamente, tomó el celular y marco a su padre para contarle lo sucedido, Miguel exaltado le dijo que iba para allá; sin embargo no pasaron sino unos 5 minutos y tenía de vuelta la llamada de su padre diciéndole que Mara estaba atropellada a tan solo 2 cuadras de su casa, se veía realmente fatal y Joaquín se puso rápido su chamarra y salió de la casa metiendo el fajo de billetes en bolsillo interior.

Cuándo llegó al lugar miles de mirones estaba viendo como lo paramédicos prestaban primeros auxilios a su madre, sin embargo ella respondía perfectamente y aquellos hombres dijeron a su padre al cual se aproximaba que tan solo tenía roto una pierna y un brazo, Joaquín llegó con su padre y le dijo que la llevaran al mejor hospital del sur y así lo hicieron los paramédicos, estuvo internada por 3 días y se gastaron justo los $250000 que se habían encontrado en aquel objeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *