El misterioso Reloj de Güigüe

Hace poco escuché de una historia bastante interesante, que ha trascendido en el tiempo, y es que de “Tiempo” precisamente se trata.

En un pueblo no muy grande  llamado Güigüe, al sur del Lago de Valencia, en el Estado de Carabobo, Venezuela, se encuentra un histórico y misterioso reloj que ha despertado la atención de historiadores y curiosos. El hoy llamado “Reloj de Güigüe”, lo más extraordinario del pueblo, que además de dar la hora, también tiene un termómetro, un barómetro y una veleta en la parte superior. Tiene dos placas una dice “Hacienda El Trompillo, General J.V. Gómez” y la otra “El Trompillo, altura sobre el nivel del mar 472 metros, distancia á Maracay 58 Kms“.

Hoy día se encuentra ubicado frente a la casa parroquial de Güigüe, pero este  extraordinario reloj público perteneció primeramente a la Hacienda El Trompillo propiedad de Don Antonio Pimentel y del General Juan Vicente Gómez, por los primeros años del siglo pasado…  Ellos lo hicieron traer de Europa para colocarlo en su hacienda de producción de café, para marcar el tiempo a los obreros que ahí trabajaban.  Al morir el Gral. Gómez, el reloj fue trasladado a la Plaza Ávila, donde marcaba las horas parroquiales, allí, donde aún permanece.

Comenzaron a suceder cosas con el reloj y un halo de misterio se formó a su alrededor. Se  dice que quien lo repare morirá en pocos días, así le pasó a los señores Salvador Consoli, Andrés Mijares y Juan Lorenzo.

Aún con miedo, en el año 2001 fue mejorado su aspecto exterior y colocado frente a la casa parroquial. Es de gran belleza, por lo siempre se busca la forma de restaurarlo para mantenerlo, pero a quien se atreve se le considera valiente. Sin embargo se dice que las fatales reparaciones son en cuanto al sistema en sí y no a la parte externa…

En fin, el reloj permanece ahí, hermoso y misterioso, esperemos que no se dañe pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *