El mal de ojo, orígenes y remedios

Se dice cuando una persona envidia algo, sea ésta consiente o no, produce un daño. Se cree que el mal de ojo se puede dar tanto en niños como en adultos. En el caso de los niños se le suele colocar una pulserita color roja, ya sea un hilito, listón o de piedritas y en algunas ocasiones rematado con el famoso ojo de venado, dichos amuletos ayudarán a prevenir el mal de ojo, que puede ser provocado por el simple hecho de pensar negativamente en relación al bebé. Si por ejemplo dicen “¡qué bonito está tu bebé!”, uno podría creer que se trata de un cumplido y que en ese caso no sen tendría que dudar de las intenciones positivas de estas palabras, pero hay quien dice que todo puede originarse de ellas, quizás sean parte de una envidia oculta y que es necesario proteger al bebé de estas energías negativas.

Se puede creer que un bebé tiene mal de ojo cuando está muy inquieto, no para de llorar, no quiere comer, no quiere dormir, y después de muchos intentos y de ser examinado no parece tener explicación lógica su malestar. Y es entonces que si se ha dejado pasar esta etapa preventiva y al parecer está bajo los efectos del “mal de ojo” se tiene que someter a un ritual para quitarle dicho mal, el cual va relacionado a cosas bastante extrañas, como el de hacerle limpias, es decir frotar al pequeño o pequeña con un huevo de gallina y posteriormente romperlo y vaciarlo dentro de un vaso de vidrio con agua, se cree que la clara del huevo se agitará tanto como el mal del pequeño y por lo tanto se formaran figuras extrañas, otros dan como remedio que en vez del uso de el huevo de una gallina, se “limpie” al niño con el fondo al revés de una señora.

Comentarios

  1. Por alejandro

    Responder

  2. Por rosamar

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *